Permiten 'kiwis' 'mexicanizar' Wellington

Tanta amabilidad neozelandesa permitió que la afición mexicana se sintiera como en casa en las horas previas al partido de Vuelta del Repechaje mundialista.
West Pac Stadium, -
  • La afición del Tri le puso color al ambiente previo al partido

Tanta amabilidad neozelandesa permitió que la afición mexicana se sintiera como en casa en las horas previas al partido de Vuelta del Repechaje mundialista. Los “All Whites” podrán no clasificar a Brasil 2014 pero como anfitriones deberán ser campeones. Sin la menor muestra de animadversión al visitante, Wellington se puso traje de mariachi desde el mediodía, cuando los bares y restaurantes en la ciudad disfrazaban a sus empleados con trajes típicos para atraer comensales. “Lo que se extraña de México en un partido son las porras desde tres horas antes de llegar en los coches todo mundo gritando con las banderas y aquí todo mundo súper tranquilo, sin ninguna prisa”, señaló Alexa Zuani, con cuya familia aprovechó el juego del Tri para visitar Nueva Zelanda. Acostumbrados a un nivel de vida catalogado como de los mejores del mundo y a llegar sin contratiempos a los eventos sin demasiado tiempo de antelación, la afición “kiwi” brilló por su ausencia en los alrededores del Estadio Westpac todavía una hora y media antes del inicio del juego, cuando ambos equipos ya estaban en el inmueble. Con las camisetas blancas de su Selección, los seguidores locales sólo se distinguían en los restaurantes de los muelles de la ciudad, donde con entusiasmo pero en completo orden bebían para calentar ánimos. De cualquier modo, de un día a otro Wellington se llenó de gente, lo cual fue evidente en las calles y que se reflejará durante el partido, ya que los 37 mil asistentes significarán casi la quinta parte del total de la población en esta ciudad, de apenas 200 mil. Gracias a ello, los cientos de aficionados mexicanos fueron quienes le dieron color al ambiente afuera del estadio, principalmente por la caravana de aproximadamente cien fanáticos que llegaron al Westpac desde el centro de la ciudad. Con disfraces de “Chavo del 8”, Frida Kahlo, entre otros típicos mexicanos, estos seguidores llegaron acompañados por la Embajadora Leonora Rueda. “Venimos en caravana, vengo con diez güeyes que estamos viviendo juntos, echando desmadre, venimos a ver a la Selección, que aunque son malísimos ahorita, a ver si pasamos (al Mundial)”, expresó el tapatío Juan Pedro Silva. “El ambiente ha estado de lujo, la gente es súper amigable, me siento en México ahora sí, es lo que me faltaba”. Por si fueran pocos los motivos que “mexicanizaron” Wellington, en la rampa que conecta la estación de trenes con el estadio hubo una banda típica local que tocaba el “Jarabe Tapatío”, mientras que un grupo de bailarines mostraban sus dotes para la salsa y demás música latina. Incluso la bandera mexicana que fue colocada en la entrada principal era ligeramente más grande que la neozelandesa. Aunque ya durante el partido serán clara minoría, los seguidores del Tri pusieron lo suyo para colorear la capital neozelandesa con ánimos ya mundialistas.

No te pierdas