Devuelve Pumas el orgullo a su afición

Esta vez los Pumas sí cumplieron sus promesas. Ahora ya no hubo baños de cerveza al entrenador sino una afición que volvió a gritar de alegría.
Esta vez los Pumas sí cumplieron sus promesas. Ahora ya no hubo baños de cerveza al entrenador sino una afición que volvió a gritar de alegría.
 Esta vez los Pumas sí cumplieron sus promesas. Ahora ya no hubo baños de cerveza al entrenador sino una afición que volvió a gritar de alegría.  (Foto: Notimex)
Estadio Olímpico Universitario, Ciudad de México -
  • CU volvió a ser testigo de un triunfo nueve meses después

Esta vez los Pumas sí cumplieron sus promesas. Ahora ya no hubo baños de cerveza al entrenador sino una afición que volvió a gritar de alegría.   Después de nueve meses de tristezas en Ciudad Universitaria, de 11 partidos sin ganar, los felinos le regresaron el orgullo a su afición, que no sólo cantó tres goles sino que pidió el cuarto y coreó el "Cómo no te voy a querer" ya no con resignación sino como una reivindicación luego de casi un año de sequía.   A diferencia del casi triunfo en el debut este torneo ante Puebla en casa, cuando los felinos se dejaron empatar en los últimos minutos luego de una ventaja de 2-0, ahora cumplieron lo prometido desde la primera mitad, cuando cayeron los tantos de Daniel Ludueña y Darío Verón.   Luego de ser despedido hace 15 días entre baños de cerveza y abucheos generalizados, el entrenador José Luis Trejo se ganó nuevamente el beneficio de la duda ante su público, el cual sólo le dedicó rechiflas durante el anuncio de la alineación, para luego dejarlo abandonar la cancha, si bien no entre ovaciones, pero al menos con tranquilidad y respeto.   La victoria de hace una semana ante Tigres en Monterrey, cuando el barco estaba a punto de hundirse y derivar en cambios Directivos o de Cuerpo Técnico, en esta ocasión no fue mera anécdota sino el motivo para creer que el 3-0 ante Xolos ya no fue una casualidad.   Los aproximadamente 30 mil espectadores que provocaron una media entrada en CU "rugieron" como hacía mucho no lo hacían. El gol del "Hachita" destapó las gargantas de la ilusión, el de Verón les dio más confianza, mientras que el de David Cabrera terminó por devolverle a este inmueble el sentimiento hacía mucho tiempo no experimentado.   Con el silbatazo final, desde su área técnica Trejo les pidió a sus jugadores reunirse en el centro de la cancha como para sellar la reconciliación.   Ahí, el plantel se dirigió a "La Rebel" para dirigir una Goya, porra que se multiplicó por varios puntos del inmueble, tal como hace apenas dos semanas se contagiaban los insultos y el enojo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×