Impiden ingreso de afición chiva con boleto

El sobrecupo de este mediodía en el Estadio Nemesio Díez impidió que decenas de aficionados del Rebaño ingresaran al inmueble, en cuyo exterior no faltaron los insultos, empujones y connatos de...
El sobrecupo de este mediodía en el Estadio Nemesio Díez impidió que decenas de aficionados del Rebaño ingresaran al inmueble, en cuyo exterior no faltaron los insultos, empujones y connatos de bronca con la Policía.
 El sobrecupo de este mediodía en el Estadio Nemesio Díez impidió que decenas de aficionados del Rebaño ingresaran al inmueble, en cuyo exterior no faltaron los insultos, empujones y connatos de bronca con la Policía.  (Foto: Notimex)
Estadio Nemesio Diez, Toluca, Estado de México -
  • En el exterior del estadio hubo connatos de gresca
  • El inmueble escarlata registró sobrecupo en varias zonas

El sobrecupo de este mediodía en el Estadio Nemesio Díez impidió que decenas de aficionados del Rebaño ingresaran al inmueble, en cuyo exterior no faltaron los insultos, empujones y connatos de bronca con la Policía. La visita de las Chivas provocó un lleno hasta las banderas, incluso con personas de pie en la mayoría de las escaleras en las gradas. Sin embargo, al menos quienes no encontraron asiento pudieron observar el partido, a diferencia de los mencionados seguidores rojiblancos, a los que al medio tiempo de plano les negaron la entrada. Uno de estos fanáticos explicó haber viajado desde Torreón y mencionó que entre los que permanecían afuera había gente de Monterrey, León y el Distrito Federal. El problema radicó en que a tales seguidores les vendieron entradas de la Tribuna de Sol en que se ubica la barra local, a la cual no podían ingresar, por lo cual les aseguraban en taquilla que les darían acceso en la Cabecera opuesta donde estuvo la porra visitante. Pero fueron pocos quienes alcanzaron todavía a ingresar al final del primer tiempo, cuando encargados de la seguridad privada ordenaron negar el acceso aun a quienes presumían boleto. La molestia de los seguidores derivó en insultos, que a su vez provocaron la ira de quienes coordinaban la seguridad, uno de los cuales pidió ir por uno de estos fanáticos, por lo que fue necesaria la participación de la Policía. Otro aficionado señaló haber sido golpeado y acusó a los efectivos de seguridad exigir una "diferencia" en el costo del boleto entre las Zona Sol y Sombra para poder ingresar. Pero no fue sólo en los accesos del inmueble donde hubo tensión, pues ésta también se vivió en la cancha cuando prevalecía el 0-0, incluso entre compañeros. Ejemplo de ello eran los manoteos constantes del DT José Saturnino Cardozo, siempre de pie al borde del área técnica, pero sobre todo los gritos airados entre Omar Bravo y el defensa Néstor Vidrio, cuando el primero le reclamó permitir un remate de Paulo da Silva, a lo cual el zaguero respondió con palabras que parecían llenas de coraje, caminando en dirección hacia Bravo mientras éste se alejaba como para enfriar la gresca entre Chivas. Al final, el gol de Isaac Brizuela llevó al público escarlata a corear "¡Conejo, Conejo!" como colofón al ambiente de gala, no exento de tensión y sobrecupo.

No te pierdas