Responde afición en el Azul pese al alza de precios

Ni la reventa y sus costos de 500 pesos fueron capaces de impedir el lleno en el Estadio Azul para ver a la invicta Máquina y a los Diablos Rojos del Toluca.
Ni la reventa y sus costos de 500 pesos fueron capaces de impedir el lleno en el Estadio Azul para ver a la invicta Máquina y a los Diablos Rojos del Toluca.
 Ni la reventa y sus costos de 500 pesos fueron capaces de impedir el lleno en el Estadio Azul para ver a la invicta Máquina y a los Diablos Rojos del Toluca.  (Foto: Notimex)
Estadio Azul, Ciudad de México -
  • La afición de Cruz Azul y Toluca no tuvo inconvenientes en llenar el estadio
  • El club colocó una pantalla para transmitir un video

Ni la reventa y sus costos de 500 pesos fueron capaces de impedir el lleno en el Estadio Azul para ver a la invicta Máquina y a los Diablos Rojos del Toluca. Luego de que la Directiva de La Máquina celeste decidió lanzar una promoción de 50 pesos todas las localidades para los partidos contra Veracruz y Puebla, esta tarde los aficionados tuvieron que pagar el costo acostumbrado de las entradas. Con precios que oscilaban entre los 200 pesos y los 270, los seguidores colmaron las gradas del Azul para el cotejo donde los mejores equipos de la Liga MX se enfrentaban. Las únicas zonas donde no hubo gente fue la cabecera visitante donde se colocó en la tribuna superior una pantalla gigante para mostrar el video conmemorativo a los 50 años del club en Primera División con mensajes de ex figuras del equipo e integrantes actuales del plantel, incluido el entrenador Luis Fernando Tena. Del lado contrario del estadio, en una tribuna con un cerco de policías, se volvió a ubicar la barra La Sangre aunque no ocupó toda la grada como en anteriores torneos sólo que ahora el grupo de animación no ocupó toda la grada. La Sangre no se le permitió estar en estos lugares en los últimos partidos de La Máquina debido a los incidentes del torneo pasado cuando un grupo de seguidores ingresó al campo tras la eliminación del equipo ante Toluca en la Liguilla del Apertura 2013. El resto de la barra estuvo colocada arriba en la tribuna general. Así fue como la afición volvió a colmar el Estadio Azul sin la promoción con tal de ver al Líder y al Sublíder demostrar sus futbol en la cancha del Azul.