Tiene Cardozo sufrido pero feliz cumpleaños

El entrenador del Toluca llegó a los 43 años el día en que sus Diablos Rojos avanzaron en penales a la Semifinal de Concachampions.
Toluca -
  • El público escarlata se emocionó por la manera en que Toluca avanzó en Concachampions
  • El cumpleaños de José Cardozo fue de feliz final luego de un trance angustioso

El entrenador del Toluca llegó a los 43 años el día en que sus Diablos Rojos avanzaron en penales a la Semifinal de Concachampions.

A su llegada a la banca, al paraguayo no le dedicaron porras sino “Las Mañanitas”, que escuchó de decenas de aficionados, ante lo cual el estratega volteó con gesto de agradecimiento para hacerles una seña pulgar arriba.

“Siempre estaré agradecido, desde que llegué aquí a Toluca es una afición que me ha mostrado su cariño y yo creo que lo mejor que le podemos dar a esta gente son victorias”, expresó tras el triunfo ante el San José Earthquakes.

"Siempre estaré agradecido, desde que llegué aquí es una afición que me ha mostrado su cariño: lo mejor que le podemos dar son victorias"

Su “festejo” estuvo concurrido, ya que el inmueble mexiquense reflejó con una buena entrada la armonía entre equipo y afición, con aproximadamente tres cuartos de su cupo.

El público hizo su partido y así no sólo animó a su entrenador sino que logró calentar los ánimos en las bancas, cuando se desesperó por la manera en que hacía tiempo el cuadro estadounidense.

A la salida de Atiba Harris a 20 minutos del final, los fanáticos reclamaron la lentitud del jugador del San José, quien socarronamente le aplaudió a la afición, lo que desató no sólo el coraje de Cardozo sino también insultos de seguidores locales, a uno de los cuales el DT visitante, Mark Watson, señaló como si estuviera amenazándolo.

Férreo defensivamente pero con casi nada de potencial ofensivo, el cuadro de la MLS tuvo además varios toques que le hacían parecer amateur.

Además de la camiseta limpia de publicidad, “rompieron” con tradiciones numéricas al contar con un “9” no como delantero sino como contención, un “7” como lateral derecho, un portero con el 18 en la espalda, además de un “6” como volante por izquierda.

Más allá de ello, la afición terminó por encenderse en los penales para corear un unánime “¡Diablos, Diablos!”, alentados por el auxiliar técnico de Cardozo, Fernando Huerta.

Ya en los cobros, el estadio coreó el nombre de Alfredo Talavera, para estallar con el último yerro estadounidense y entonar unas nuevas “Mañanitas” con el sonido local.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×