Invocan al 'Piojo' en el Azteca

Cuando las cosas peor pintaban para el América, cuando cayó el tercer gol de Santos, con el cual parecía que la serie se liquidaría en el Estadio Azteca, en las tribunas del recinto se comenzó a...
Cuando las cosas peor pintaban para el América, cuando cayó el tercer gol de Santos, con el cual parecía que la serie se liquidaría en el Estadio Azteca, en las tribunas del recinto se comenzó a escuchar el grito de ¡Piojo, Piojo, Piojo!
 Cuando las cosas peor pintaban para el América, cuando cayó el tercer gol de Santos, con el cual parecía que la serie se liquidaría en el Estadio Azteca, en las tribunas del recinto se comenzó a escuchar el grito de ¡Piojo, Piojo, Piojo!  (Foto: Notimex)
Estadio Azteca -
  • El ‘Maza’ se ganó los abucheos de la afición azulcrema por errores en la defensa

Cuando las cosas peor pintaban para el América, cuando cayó el tercer gol de Santos, con el cual parecía que la serie se liquidaría en el Estadio Azteca, en las tribunas del recinto se comenzó a escuchar el grito de ¡Piojo, Piojo, Piojo! Al ver que el partido se le complicaba a la escuadra americanista un sector de la grada este del Coloso de Santa Úrsula coreó el apodo del hoy técnico de la Selección Mexicana, en un intento de reproche al entrenador Antonio Mohamed, quien no había podido ganar un juego de local desde hace siete semanas. Los gritos se volcaron minutos más tarde hacia el "Maza" Rodríguez, quien tras un par de errores en la salida, se ganó los abucheos generalizados de la afición azulcrema. Sin embargo Raúl Jiménez apareció al minuto 61 para apagarlos cuando marcó el segundo gol que acercó en el marcador al cuadro de Coapa y de paso le dio vida para encarar el partido de Vuelta del próximo sábado en el Territorio Santos Modelo. Esta noche quedó demostrado que la afición de las Águilas no ha podido olvidar a Miguel Herrera, estratega que además de darles su onceavo Campeonato hizo casi imposible para los rivales sacar triunfos o siquiera sumar puntos en la cancha del Estadio Azteca.

No te pierdas