Afición no creía y terminó entregada a Santos

Antes del partido, no toda la afición de Santos creía en su equipo, la Directiva tuvo que hacer promociones, regalar algunos boletos para que el Territorio Santos Modelo se llenara.
Antes del partido, no toda la afición de Santos creía en su equipo, la Directiva tuvo que hacer promociones, regalar algunos boletos para que el Territorio Santos Modelo se llenara.
 Antes del partido, no toda la afición de Santos creía en su equipo, la Directiva tuvo que hacer promociones, regalar algunos boletos para que el Territorio Santos Modelo se llenara.  (Foto: Notimex)
Estadio TSM, Torreón, Coahuila, México -
  • La afición lagunera pedía el final del partido

Antes del partido, no toda la afición de Santos creía en su equipo, la Directiva tuvo que hacer promociones, regalar algunos boletos para que el Territorio Santos Modelo se llenara.   Aún así, hubo algunos huecos en el recinto lagunero, pero bastaría con el primer gol de los Guerreros (autogol de Juan Carlos Valenzuela) al minuto 28 para devolverles la fe a sus seguidores.   A partir de ahí, el grito de “Sí se puede” no dejó de escucharse en el TSM y la locura fue al 84’ y 87’, cuando Ribair Rodríguez y Andrés Rentería pusieron a Santos con el pie en la Semifinal.   Sin embargo, al 90’ Rubens Sambueza puso el global 6-6 y el nervio estaba al tope, la afición pedía el final del partido a gritos y chiflidos, porque eran cuatro minutos de compensación en los que un gol de las Águilas los dejaba fuera.    El final dramático, un tiro de esquina era la última jugada y de nuevo el portero Moisés Muñoz buscó ser de nuevo el héroe, pero no pudo; el árbitro pitó y para Santos: “Sí se pudo”.