Estudiantes Tecos, un Campeón poco festejado

El slogan del Club Estudiantes Tecos asegura que "cada vez somos más", sin embargo, ni aún con la obtención del título del torneo Clausura 2014, ese incremento se refleja en sus aficionados.
El slogan del Club Estudiantes Tecos asegura que "cada vez somos más", sin embargo, ni aún con la obtención del título del torneo Clausura 2014, ese incremento se refleja en sus aficionados.
 El slogan del Club Estudiantes Tecos asegura que "cada vez somos más", sin embargo, ni aún con la obtención del título del torneo Clausura 2014, ese incremento se refleja en sus aficionados.  (Foto: José María Garrido, )
Guadalajara, Jalisco, México -
  • No hubo conglomeraciones de aficionados para celebrar su título
  • Una decena de fanáticos del cuadro zapopano se reunieron en la glorieta de la Minerva, en Guadalajara

El slogan del Club Estudiantes Tecos asegura que “cada vez somos más”, sin embargo, ni aún con la obtención del título del torneo Clausura 2014, ese incremento se refleja en sus aficionados.

Al menos es lo que evidenciaron los discretos festejos de sus aficionados, luego de que vencieran en tanda de penales a Correcaminos, en el Marte R. Gómez de Ciudad Victoria.

No más de diez aficionados se conglomeraron en la Glorieta de la Minerva, para festejar un nuevo título en las vitrinas de los zapopanos, después de 20 años sin levantar una copa.

Eso sí, los que acudieron al festejo, son aficionados de corazón. Uno de ellos, con gorro, bufanda y la indumentaria oficial del Club, recordó haber estado en ese mismo sitio, 20 años atrás, cuando los emplumados derrotaron a Santos, en la Final de 1994.

“Yo me acuerdo que aquí me trajo mi papá. En los festejos, uno se mató por subirse a la Minerva, se cayó y se dio de cabeza contra el piso. Tecos fue el primer equipo en festejar en la Minerva, después llegaron los copiones de Chivas”, aseguró el aficionado, quien llegó solo, y del mismo modo se fue.

Otros más llegaron para celebrar la obtención del título, que les dará la oportunidad de disputar el ascenso contra Leones Negros. Resignados a la soledad de su pasión, ondeaban sus banderas, pero nunca salió un grito de “Tecos, Tecos”, quizás por la timidez de la soledad en la arteria.

Muy pocos pasaron por el sitio, tocando su claxon desde el automóvil, como sumándose al festejo a la distancia. Los aficionados de Estudiantes Tecos se saben como una minoría, y como tal lo aceptan.

La improvisada reunión no rebasó la media hora. Después de un rato de ondear banderas y tomarse fotografías, resignados, volvieron a sus autos para perderse en el anonimato de una afición que, contrario a su slogan, se extingue cada día que pasa.

No te pierdas