Se sumó Elías Ayub en apoyo al León

Dirigente en Grupo Pachuca, consorcio propietario de los dos finalistas del Clausura 2014, Arturo Elías Ayub no fue neutral y literalmente se puso la camiseta Esmeralda.
Dirigente en Grupo Pachuca, consorcio propietario de los dos finalistas del Clausura 2014, Arturo Elías Ayub no fue neutral y literalmente se puso la camiseta Esmeralda.
 Dirigente en Grupo Pachuca, consorcio propietario de los dos finalistas del Clausura 2014, Arturo Elías Ayub no fue neutral y literalmente se puso la camiseta Esmeralda.
Estadio León -
  • Los boletos se cotizaron hasta en mil 200 en reventa

Dirigente en Grupo Pachuca, consorcio propietario de los dos finalistas del Clausura 2014, Arturo Elías Ayub no fue neutral y literalmente se puso la camiseta Esmeralda. Más inclinado hacia el León que el Pachuca porque es representante de los Panzas Verdes ante la Federacion Mexicana de Futbol, el también Director de Alianzas Estratégicas de Telmex fue quien encabezó la comitiva del equipo local a su llegada al estadio, al bajar de inmediato del autobús de jugadores para apostarse en la entrada hacia vestidores y saludar caluroso a cada uno de los elementos de la plantilla de Gustavo Matosas. Esa muestra de apoyo fue una más de las miles a favor de los guanajuatenses, cuya afición coloreó  prácticamente todo de verde los alrededores del inmueble, donde hoy más que nunca el Pachuca podrá sentirse visitante. Desde la llegada de los Tuzos, no faltó el aficionado que les diagnosticara una mala forma. "Uy, vienen cansados", se mofó uno de ellos. Pero no todo fueron burlas al rival sino también exigencias a la directiva local. Apenas se bajó de su camioneta negra, acompañado por cinco personas, el Presidente de los Panzas Verdes, Jesús Martínez Jr. escuchó un peculiar grito. "¡Chucho, no te vayas a vender!", lanzó otro fanático. Aunque para el partido no se esperaba la presencia del empresario Carlos Slim, las que sí estaban contempladas eran las de los gobernadores de Guanajuato e Hidalgo, Miguel Márquez y Francisco Olvera, respectivamente. Todo ello sucedía mientras los alrededores del Estadio León ya lucían repletos de gente entusiasta e incluso confiada, muchos de ellos con coronas doradas de cartón en la cabeza, con el número siete en alusión al número de título histórico que esperan conseguir a partir de esta noche. Con filas de aficionados que incluso obstruían el tránsito, el exterior del estadio también presentó taquilla cerradas pues los boletos se agotaron en el primer día de venta. Por ello sus precios entre los revendedores iban de los 800 a los mil 200, aproximadamente el doble de su costo original.