Afición azulcrema se ensañó con William Yarbrough

No fue una calamidad durante todo el partido. Pero a William Yarbrough le bastó un error y las respectivas burlas de la afición rival para firmar una noche para el olvido.
No fue una calamidad durante todo el partido. Pero a William Yarbrough le bastó un error y las respectivas burlas de la afición rival para firmar una noche para el olvido.
 No fue una calamidad durante todo el partido. Pero a William Yarbrough le bastó un error y las respectivas burlas de la afición rival para firmar una noche para el olvido.  (Foto: Notimex)
León, Guanajuato -
  • Esta noche jugaron siete mundialistas mexicanos de Brasil 2014

No fue una calamidad durante todo el partido. Pero a William Yarbrough le bastó un error y las respectivas burlas de la afición rival para firmar una noche para el olvido. Casi chusca resultó la jugada en que ingresó a su arco con todo y balón para el segundo gol del América, cuando quiso mostrar manos firmes al atrapar un tiro libre, pero sin poder detener su propia inercia en el recorrido hacia atrás.

Del primer tiempo salió cabizbajo, acompañado del portero suplente, Christian Martínez, quien le apoyaba la mano en el hombro y le rezaban palabras de alivio.

Sin embargo, apenas apareció en el arco cercano a la porra azulcrema en el segundo tiempo, comenzó a escuchar abucheos y cánticos burlones: “¡Que lo vengan a ver, que lo vengan a ver…!”

De esa pimienta se alimentó la minoritaria pero ruidosa porra visitante, que desde antes del final del primer tiempo ya se jactaba de la victoria y comenzaba a alimentar ilusiones por ver a un plantel con potencial, con Rubens Sambueza como capitán y Raúl Jiménez en la banca por su inminente partida al Porto.

Aunque de potencial tampoco careció el León pues entre ambos equipos esta noche alinearon a siete elementos que participaron en Brasil 2014 con el Tri, sin sumar a otros que fueron seleccionados, como Moisés Muñoz o Juan Carlos Valenzuela.

A pesar de ello, los mundialistas olvidaron la unión del plantel del “Piojo”. Al menos eso reflejaron Paul Aguilar y el “Gullit” Peña, quienes se trenzaron en un par de faltas rudas y manoteos que derivaron incluso en una amarilla para el mediocampista Esmeralda en el primer tiempo.

Pocas amistades fueron recordadas esta noche, por lo que el árbitro Fernando Guerrero se vio obligado a sacar su faceta quisquillosa, por la que amonestó a seis jugadores y ponerle freno a un partido de gradas casi llenas y de intensidad y rivalidades dignas de Liguilla.

No te pierdas