Chiapanecos se tatúan último título Águila

El amor por el América no conoce de límites y mucho menos repara en muestras de afecto a lo que va más allá de un equipo de futbol.
El amor por el América no conoce de límites y mucho menos repara en muestras de afecto a lo que va más allá de un equipo de futbol.
 El amor por el América no conoce de límites y mucho menos repara en muestras de afecto a lo que va más allá de un equipo de futbol.  (Foto: Juan Manuel Terán, )
Estadio Víctor Manuel Reyna, Tuxtla Gutiérrez,... -
  • Fue una sesión de siete horas para impregnar la imagen del festejo azulcrema
  • Siguen al América a todos las sedes en las que juega sin importar la lejanía

El amor por el América no conoce de límites y mucho menos repara en muestras de afecto a lo que va más allá de un equipo de futbol.   Presente en cada una de las canchas en las que América disputa un partido sin importar la lejanía ni la competencia, Wilson Morelos decidió hace tres meses corresponder a la última gran alegría que las Águilas le dieron a la afición azulcrema en mayo del 2013.   Americanista de toda la vida y por la amistad que tiene con Miguel Layún y Moisés Muñoz decidió tatuarse en el pecho la imagen del festejo inmediato al penal que el lateral izquierdo convirtió en la Final del Clausura 2013 ante Cruz Azul y que significó la décima primer estrella en la historia del cuadro azulcrema.   La imagen es recordada porque Layún anotó el tanto y corre a festejar con Moisés Muñoz en una foto que queda para la historia y que hoy Wilson lleva para toda la vida.   Dicho tatuaje fue realizado en Puebla, un día previo a un partido que las Águilas jugaron en el Estadio Cuauhtémoc. Fue una sesión de siete horas para realizar el tatuaje que posteriormente recibió el visto bueno de Miguel Layún y de Moisés Muñoz, quienes también quedaron incrédulos ante la muestra de afecto de los seguidores chiapanecos.   Hoy el tatuaje y los colores del América que portan lucieron en todo su esplendor en el renovado estadio Zoque que se convirtió por algunas horas en un bastión azulcrema.