Lamentó afición de Pumas el mismo 'cuento'

Los Pumas volvieron a desperdiciar una ventaja en los últimos minutos y a dejar a sus seguidores con la ilusión rota por festejar en casa.
Los Pumas volvieron a desperdiciar una ventaja en los últimos minutos y a dejar a sus seguidores con la ilusión rota por festejar en casa.
 Los Pumas volvieron a desperdiciar una ventaja en los últimos minutos y a dejar a sus seguidores con la ilusión rota por festejar en casa.  (Foto: Notimex)
Estadio Olímpico Universitario, Ciudad de México -
  • El DT del Tri, Miguel Herrera, acudió a CU

"Siempre es lo mismo". "Otra vez 2-0 y se echan para atrás". "Son mamad...". "Ahora falta que nos ganen". Esas frases, entre muchas más tras el gol del empate de Jaguares fueron reflejo de que el resultado de esta tarde en Ciudad Universitaria llegó como la repetición de una triste rutina. Sin triunfos aún como local en el torneo, los Pumas volvieron a desperdiciar una ventaja en los últimos minutos y a dejar a sus seguidores con la ilusión rota por festejar en casa. El gol de Julio Nava que significó el 2-2 a un par de minutos del final provocó incredulidad y rabia en las gradas, donde al silbatazo final ya no hubo muestras de fidelidad incondicional, sino abucheos. Sólo en este torneo, los Pumas han dejado escapar ventajas simulares en casa contra Tijuana, Tigres y León. Por esa presión, los jugadores auriazules lucieron poca paciencia ante los errores propios, de lo cual fueron ejemplo los airados manoteos de Marco Palacios hacia Darío Verón o Martín Romagnolli para recriminarles algunos movimientos.

Quizás por ello la pobre entrada en Ciudad Universitaria., de apenas 14 mil 919 espectadores, entre los cuales estuvo el entrenador de la Selección Nacional, Miguel Herrera, ubicado en uno de los palcos del Palomar.

El partido inició con notas tristes, luego de la muerte del padre de Javier Cortés, quien se ausentó en Ciudad Universitaria, donde antes del silbatazo inicial hubo un minuto de silencio.

Triste el ambiente al inicio y de molestia al final, el partido sirvió para que los Pumas hilvanaran el quinto partido sin perder con Memo Vázquez en el banquillo.

Sin embargo, en el ánimo del público pesó más lo perdido que lo ganado, ya que los felinos ganaron su último juego en el Olímpico Universitario en la Jornada 16 del torneo anterior, mientras el DT llegó a diez juegos en el banquillo auriazul sin ganar como local, entre el Clausura 2012 del adiós en su primera etapa y esta campaña en que levantó un barco que de cualquier modo no termina por convencer.

No te pierdas