En medio de caos llegó la porra del América

Lo que parecía tener control se salió de las manos de las autoridades. La porra del América llegó en medio de un completo caos al Estadio Azul en una edición más del Clásico Joven.
Lo que parecía tener control se salió de las manos de las autoridades. La porra del América llegó en medio de un completo caos al Estadio Azul en una edición más del Clásico Joven.
 Lo que parecía tener control se salió de las manos de las autoridades. La porra del América llegó en medio de un completo caos al Estadio Azul en una edición más del Clásico Joven.
Estadio Azul, Ciudad de México -
  • La Secretaría de Seguridad Pública no logró coordinar la llegada de los autobuses con aficionados azulcremas
  • El eje 6 tuvo que cerrar la circulación en reiteradas ocasiones

Lo que parecía tener control se salió de las manos de las autoridades. La porra del América llegó en medio de un completo caos al Estadio Azul con el fin de alentar a su equipo en una edición más del Clásico Joven del futbol mexicano.

Fue a las 15:30 horas cuando seis camiones llegaron por eje 6 en dirección al coloso, sin embargo a falta de unos 500 metros para llegar a la zona que estaba destinada para estacionar los vehículos y que descendieran los aficionados, los integrantes del Ritual del Kaoz se bajaron y comenzaron una caminata lo que alertó a los elementos de seguridad.

Entre cánticos y porras los más de 200 seguidores de las Águilas caminaban al Azul mientras los policías intentaban agruparlos por lo que tuvieron que poner un par de cercos con los granaderos con el fin de que no llegaran a la zona en la que se encontraba la otra porra del América.

Sin embargo, muchos de esos seguidores no tenían boleto y tampoco se pudo hacer una revisión de cada uno, pues los filtros que se instalan al momento de bajar uno a uno de los autobuses hoy quedaron para mejor ocasión.

No todo terminó ahí, pues mientras contenían al Ritual del Kaoz, del otro lado de eje 6 y en sentido contrario llegaron dos autobuses de la Monumental, situación que pudo provocar una bronca entre aficionados del América y que de hecho ocasionó empujones con los policías que no dejaban bajar a los de la Monumental hasta que ingresara el resto de la otra porra.

Al final, se pudo controlar el acceso al estadio pero no así la revisión a los aficionados por lo que muchos ingresaron con objetos prohibidos e incluso sin boleto.

No te pierdas