Delegado de Coyoacán supervisó llegada americanista

Para reducir riesgos en el Pumas-América se comenzó por reducir el número de integrantes de la porra visitante.
Estadio Olímpico Universitario -
  • Sólo llegaron a CU seis microbuses y dos camiones con aficionados americanistas
  • El funcionario observó el juego desde el palco 109 del Olímpico Universitario

Para reducir riesgos en el Pumas-América se comenzó por reducir el número de integrantes de la porra visitante.A diferencia de otros encuentros entre ambas escuadras capitalinas, en esta ocasión no llegaron decenas de camiones repletos de aficionados americanistas. Ahora sólo fueron seis microbuses y dos camiones los que arribaron a CU para observar el partido de ida por los Cuartos de Final del Apertura 2014.Tal fue la polémica porque el juego se llevaría a cabo a las 22:00 horas, que además de la reducción de porra visitante, la llegada de los azulcrema la supervisó personalmente el Delegado en Coyoacán, Mauricio Toledo.En su momento, Toledo responsabilizó a la Federación Mexicana de Futbol por cualquier posible bronca. Finalmente prefirió desvelarse para ver el juego desde el palco 109, pero sobre todo para supervisar que nada pasara entre las porras de Pumas y América.El involucramiento fue tal, que el funcionario observó como descendieron los más de 500 americanistas. Y lo hizo tan de cerca, que desde su posición se alcanzaba a percibir el hedor a chemo (pegamento) que salía de los autobuses.Los vehículos que trasladaron a las barras azulcremas fueron cercados por autobuses de la Secretaria de Seguridad Pública en el estacionamiento que tiene acceso a la rampa de maratón de CU.Y cuando faltaban sólo 10 minutos para que se pitara el silbatazo inicial, Toledo emprendió camino junto con una comitiva de seis personas para acomodarse a ver el segundo partido de la Liguilla.

No te pierdas