Festejo azulcrema, grabado en celular del 'Turco'

Acabado el partido, Antonio Mohamed corrió hasta el vestidor para ir por su celular y poder grabar el festejo tras haberle dado su duodécima estrella al conjunto azulcrema.
Estadio Azteca, Ciudad de México -
  • El timonel argentino corrió al vestidor por su celular tras el silbatazo finalUna manta copó la cabecera norte con la leyenda: "Rey de Copas"

Se escuchó el silbatazo final y comenzó el festejo. Antonio Mohamed corrió con sus pupilos para fundirse en un multitudinario abrazo que se vio interrumpido de manera intempestiva por el propio técnico argentino que metió un pique digno de su época como futbolista.

Mohamed corrió más de 60 metros hasta el vestidor del América ante el asombro de los aficionados que festejaban ya la duodécima estrella en la historia de la institución azulcrema.

Fueron un par de minutos los que el "Turco" tardo en volver para pegar de nuevo una carrera hasta el lugar donde sus jugadores seguían festejando aunque ya con la grabación del técnico que no quería perder detalle del momento y guárdalo para siempre en la memoria.

El plantel tomó al estratega y lo levantó por los aires, momentos que quedaron grabados en su dispositivo para después comenzar con la ceremonia protocolaria que entregó las medallas a los árbitros del partido, luego a Tigres y finalmente a las Águilas.

Mohamed fue grabando uno a uno a sus jugadores mientras les colocaban la medalla, llegó a los dirigentes y después tocó el momento de filmar la forma como Miguel Layún levantó el trofeo que los acreditaba como Campeones de México.

Fue entonces cuando apareció en la cancha Emilio Azcárraga, Presidente de Grupo Televisa, quien en primera instancia se fundió en un efusivo abrazo con Moisés Muñoz y después lo hizo con Yon de Luisa, Presidente del Comité de Fútbol de Televisa. Acto seguido el propietario del América fue con Ricardo Peláez y José Romano, Presidentes Deportivo y Operativo respectivamente para felicitarlos.

Michael Arroyo se encargó de comenzar la vuelta olímpica que se vio complementada por las decenas de familiares que aparecieron y por la manta que La Monumental desplegó en la cabecera norte y que tenía la leyenda: "Rey de Copas" con un número 12 al lado representando los títulos.

También en la cancha aparecieron dos mantas en amarillo una que decía: "El más grande" y otra con un número 12 gigante haciendo alusión a los campeonato en la historia del América.

De esa forma el festejo fue concluyendo al tiempo que los más de 70 mil aficionados azulcremas iban dejando el coloso de Santa Úrsula, aunque ya no eran los mismos que habían entrado, pues ahora podían presumir de ser los máximos ganadores del futbol mexicano.

No te pierdas