'Chepo' vivió una inexpresiva 'revolución'

La reacción de Néstor de la Torre, Presidente del Guadalajara, tras el gol de Cruz Azul no pudo ser más contrastante con la inexpresiva revolución que por dentro vivió su hermano José Manuel en el...
La reacción de Néstor de la Torre, Presidente del Guadalajara, tras el gol de Cruz Azul no pudo ser más contrastante con la inexpresiva revolución que por dentro vivió su hermano José Manuel en el palco visitante esta tarde.
 La reacción de Néstor de la Torre, Presidente del Guadalajara, tras el gol de Cruz Azul no pudo ser más contrastante con la inexpresiva revolución que por dentro vivió su hermano José Manuel en el palco visitante esta tarde.  (Foto: Notimex)
Estadio Azul, Ciudad de México -
  • El DT observó el triunfo de Chivas desde uno de los palcos del Estadio Azul

“¡Chingada madre!” Y tras ello, un manotazo a la butaca vacía del lado derecho.

La reacción de Néstor de la Torre, Presidente del Guadalajara, tras el gol de Cruz Azul no pudo ser más contrastante con la inexpresiva revolución que por dentro vivió su hermano José Manuel en el palco visitante esta tarde durante el sufrido triunfo de Chivas.

Suspendido, el "Chepo" vivió en el exilio el triunfo quizás más valioso durante su estadía como entrenador rojiblanco, sentado al lado de un miembro del "staff" del equipo con audífono en la oreja y un pequeño micrófono, por donde transmitía a la banca las apreciaciones del entrenador.

Justo arriba del timonel estaba Néstor, en el mismo palco donde el "Cubo" Torres perfeccionó la cara larga de jugador que ni siquiera va a la banca.

Estaban ubicados en una de las esquinas de la Cabecera Norte, a unos metros de la barra del Rebaño pero arriba de una zona donde la afición se empieza a mezclar y fue entre azul y rojiblanca.

Por ello el "Chepo" observó el partido con cierta comodidad, resguardado por elementos de seguridad privada no sólo abajo del palco –una fila de siete elementos que impedían que alguien se detuviera a tomarle fotografías– además de tres guardias en los dos palcos que ocupó la comitiva tapatía.

Al lado derecho de los primeros asientos, unas escaleras. Al lado izquierdo, más miembros del "staff" del Guadalajara.

Por ello los aficionados más cercanos le quedaban a varios metros de distancia, desde donde empezaron los cánticos específicos, cuando todo ya era tensión en el primer tiempo.

“¡Va por Néstor, va por Néstor”, cantaban seguidores chivas al directivo, quien respondió con gesto amable. “Es que le queremos sacar una sonrisa porque en Chivas nadie sonríe”, explicó uno de estos seguidores.

Un par de minutos después, el coro fue para el "Chepo", quien ni se inmutó, menos cuando se tapaba ese lado del rostro para cubrirse del sol. Pero De la Torre tampoco reaccionaba preocupado ante el casi golazo de taquito de “Alemao” al minuto 18.

Tampoco se agitó con los dos goles de su club. De repente sólo se sobaba la barbilla, agachaba la cabeza y daba discretas indicaciones, pero la dureza del rostro y la mirada aguileña evidenciaban las emociones contenidas.

Todas esas jugadas en cambio provocaron un suspiro de alivio en Néstor con el 2-1, emoción similar a la del “Cubo”, quien chocó manos con la Directora de Comunicación del club con el empate, o la del Director Deportivo, Mariano Varela, quien juntó las manos y las alzó al cielo al escuchar el silbatazo final, agradeciendo el triunfo que, por el gesto, tuvo tintes de milagro.

 

No te pierdas