Reventa ofreció en el Azul boletos para CU

La doble cartelera este fin de semana en el Distrito Federal significó un apetitoso negocio para la reventa, que este sábado no sólo ofreció entradas para el Cruz-Azul-Chivas.
La doble cartelera este fin de semana en el Distrito Federal significó un apetitoso negocio para la reventa, que este sábado no sólo ofreció entradas para el Cruz-Azul-Chivas.
 La doble cartelera este fin de semana en el Distrito Federal significó un apetitoso negocio para la reventa, que este sábado no sólo ofreció entradas para el Cruz-Azul-Chivas.  (Foto: Notimex)
Estadio Azul, Ciudad de México -
  • Los dos equipos entraron al estadio por la Plaza México

La doble cartelera este fin de semana en el Distrito Federal significó un apetitoso negocio para la reventa, que este sábado no sólo ofreció entradas para el Cruz-Azul-Chivas.

A pesar de que estaban en el estadio de La Maquina, algunos comerciantes contaban también con boletos para el Pumas-América del domingo en C.U.

En el inmueble Cementero los precios alcanzaban los 700 pesos a pesar de que en taquilla el anuncio de los más caros era de 300. Sin embargo, todos los boletos fueron vendidos por Ticketmaster a un precio mayor, según un revendedor.

A pesar de que el juego de este domingo luce de mayor expectativa, los precios para C.U. eran menores, de 600 en la planta baja, debido a que el aforo en casa de Pumas es mayor al del Azul, con cerca de 10 mil asientos más.

Pero el negocio no fue redondo para todos, ya que un par de horas antes del partido la Policía había detenido alrededor de cuatro revendedores, quienes eran llevados al Ministerio Público Movil ubicado a una cuadra del estadio.

Ahí, el escenario en algunas zonas era de búnker, por las altas paredes que la Secretaría de Seguridad Pública colocó alrededor del inmueble para cortar el acceso en las calles de Indiana y Maximino Ávila Camacho con el fin de dividir a ambas porras.

Por ello, las familias con integrantes de las dos escuadras eran advertidas de ingresar por el mismo acceso bajo propio riesgo.

"Que se tape el escudo", decía un Policía a un seguidor sorprendido porque no dejaban pasar a su esposa con camiseta rosa de Chivas por la zona de la afición celeste.

La división fue también para las llegadas de los equipos, luego de que tanto los autobuses de Cruz Azul y Chivas llegaron al estadio pero ingresando por la Plaza México, aprovechando el túnel que conecta a ambos inmuebles, una hora y media antes del inicio del juego.

No te pierdas