El silencio se adueñó del Jalisco

El veto al Estadio Jalisco trajo muchas cosas consigo. Una de ellas fue el silencio sepulcral en el inmueble, durante todo el encuentro entre Atlas y Gallos Blancos.
 El veto al Estadio Jalisco trajo muchas cosas consigo. Una de ellas fue el silencio sepulcral en el inmueble, durante todo el encuentro entre Atlas y Gallos Blancos.  (Foto: Notimex)
Estadio Jalisco, Guadalajara, México -
  • Atlas pagó un juego de veto jugando en su estadio sin aficionados

El veto al Estadio Jalisco trajo muchas cosas consigo. Una de ellas fue el silencio sepulcral en el inmueble, durante todo el encuentro entre Atlas y Gallos Blancos.

Durante los 90 minutos del compromiso, el Jalisco cambió los gritos de la afición por el silencio, y lo que mas se escuchaba eran los gritos de los futbolistas en el terreno de juego.

No hubo el órgano que alienta a la afición a gritar a favor de su equipo, pero en algún intento de disparo del uruguayo Christian Tabó, algún defensa de Queretaro gritó "jirococho". Al final de cuentas, otro defensa tapó oportunamente.

A las afueras no hubo vendimia no comercio ambulante, tal es así que fue demasiado sencillo encontrar lugar de estacionamiento a los pocos que tuvieron posibilidad de ingresar al inmueble.

Al final, el silencio reflejó el sentimiento de tristeza por la primer derrota del torneo, en algo que pudo ser una discreta fiesta con el debut de Matosas al frente del Atlas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×