El peso de afición Rayada se hizo sentir

Cuando más los necesitaba Rayados, aparecieron sus refuerzos de lujo, cerca de 45 mil seguidores convirtieron el BBVA Bancomer en una caldera hirviente, que hizo pesar el nuevo recinto.
 Cuando más los necesitaba Rayados, aparecieron sus refuerzos de lujo, cerca de 45 mil seguidores convirtieron el BBVA Bancomer en una caldera hirviente, que hizo pesar el nuevo recinto.  (Foto: Notimex)
Estadio BBVA Bancomer, Monterrey -
  • Estadio de Rayados se convierte en una verdadera 'caldera'

Cuando más los necesitaba Rayados, aparecieron sus refuerzos de lujo, cerca de 45 mil seguidores convirtieron el BBVA Bancomer en una caldera hirviente, que hizo pesar el nuevo recinto.

Muchas veces se habló que el Estadio Tecnológico no tenía peso sobre los rivales o sobre los árbitros y hoy quedó en claro que en la nueva casa albiazul, eso quedó en el pasado.

Los cánticos, las porras, los gritos de aliento, reclamos, todo se sintió esta noche para el equipo de Antonio Mohamed, que al final lograron presionar al silbante Marco Antonio Orozco, para que marcara un penal inexistente al 83’ que le dio el empate 2-2 a los albiazules.

Desde el minuto 27’ la guerra de porras hizo cimbrar la casa rayada, los cánticos de La Adicción retumbaban de un lado a otro, pidiéndole a su equipo regresar al triunfo.

“Hoy hay que ganar, hoy hay que ganar los Rayados, hoy hay que ganar”, se escuchaba por todo el coso de acero de La Pastora.

Con el gol de la ventaja de Barrera el recinto explotó, pero bastaron dos minutos para que llegara el empate a uno y entonces se escuchó: “Oh, soy de los Rayados, pongan huevos que ganamos”, fueron los primeros cantitos, sin embargo, a partir del 80’ cuando todo el estadio comenzó a cantar.

“Dale, dale, dale Rayados; dale, dale, dale Rayados”, cantaron los más de 45 mil asistentes, comandados por la barra de La Adicción.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×