Madre e hijo, rivales por un día

Los une la sangre, pero los separan los colores. Madre e hijo, ambos con afición a los universitarios, aunque ella es Puma, y él, Tigre, y esta tarde en CU vivirán una batalla junto con sus...
Los une la sangre, pero los separan los colores. Madre e hijo, ambos con afición a los universitarios, aunque ella es Puma, y él, Tigre, y esta tarde en CU vivirán una batalla junto con sus equipos en el terreno de juego.
 Los une la sangre, pero los separan los colores. Madre e hijo, ambos con afición a los universitarios, aunque ella es Puma, y él, Tigre, y esta tarde en CU vivirán una batalla junto con sus equipos en el terreno de juego.
Estadio Olímpico Universitario, Ciudad de México -
  • Ella es Puma, y él, Tigre, y esta tarde en CU vivirán una "batalla"

Los une la sangre, pero los separan los colores. Madre e hijo, ambos con afición a los universitarios, aunque ella es Puma, y él, Tigre, y esta tarde en CU vivirán una batalla junto con sus equipos en el terreno de juego.

Ella es Martha Olivares, aficionada a Pumas por ser egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México; él es el único en la familia que le va a Tigres, pues afirma que la afición del cuadro norteño es la mejor del país, situación que le llamó la atención y por eso decidió apoyar esos colores.

En su familia hay respeto por el fútbol sin importar los colores que defiendan, por ello al final del partido, independientemente de cuál sea el resultado, se darán la mano como buenos rivales.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×