Se llena CU de ilusión de campeón

El partido no sólo terminó con el tradicional "Cómo no te voy a querer", sino con un ilusionado canto de "¡dale, Pumas campeón!
Estadio Olimpico Universitario, Ciudad de México -
  • La casa auriazul registró casi un lleno de 34,807 espectadores

El partido no sólo terminó con el tradicional "Cómo no te voy a querer", sino con un ilusionado canto de "¡dale, Pumas campeón!

Superada la maldición del Superlíder en esta primera instancia de Liguilla, los universitarios emocionaron a su gente y provocaron su entrega total a pesar de que el juego siempre estuvo en el alambre, aun con el 1-0 porque un gol del Veracruz obligaba a Pumas a ganar 3-1.

Fueron tan escasas las llegadas del visitante que aun con la alarmante falta de contundencia de Pumas, su superioridad futbolística solo transmitía alegría y muy poco de tensión.

La afición respondió a la expectativa de Liguilla con casi el lleno en el Olímpico, y no solo gracias al público local que abarrotó las dos gradas laterales y solo dejó pequeños huecos en las Cabeceras, sino también al visitante.

Más de 20 autobuses comenzaron a llegar a Ciudad Universitaria desde muy temprano, en la mañana procedentes de Veracruz, incluidos los Fidel Kuri, padre e hijo, quienes acompañaron al equipo en el vestidor hasta poco antes del inicio del juego.

Desde esos momentos apareció la primera bandera monumental, en la parte alta detrás de las bancas, donde además fue desplegada una manta gigante con la imagen de un puma.

Al medio tiempo, gran parte de la Cabecera Norte se cubrió con otra que decía "Somos la U", mientras la Rebel sacó una más grande en la zona del Pebetero con la frase "UNAM, orgullo infinito".

Ese ambiente festivo contrastó con los reclamos escualos desde el final del primer tiempo, cuando todo el plantel veracruzano rodeó al árbitro por el poco tiempo que compensó, sentimiento agravado por una mano auriazul que pudo ser penal para los Tiburones, que además se sintieron acuchillados el jueves por otra falta en el área que no les marcaron a favor.

El partido terminó caliente, con empujones e ira veracruzana, por la sobreactuación del portero Alejandro Palacios en una falta ya durante la compensación, cuando los Tiburones quisieron compensar la falta de garra que evidenciaron en los 90 minutos previos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×