El Diablo congeló el 'Volcán'

Contrario a otras ocasiones, en la presente Liguilla la afición de Tigres parece estar desconfiada, escéptica de su equipo y ha tardado en conectarse con lo que ocurre en la cancha para apoyarlos...
Contrario a otras ocasiones, en la presente Liguilla la afición de Tigres parece estar desconfiada, escéptica de su equipo y ha tardado en conectarse con lo que ocurre en la cancha para apoyarlos desde la tribuna.
 Contrario a otras ocasiones, en la presente Liguilla la afición de Tigres parece estar desconfiada, escéptica de su equipo y ha tardado en conectarse con lo que ocurre en la cancha para apoyarlos desde la tribuna.  (Foto: Notimex)
Estadio Universitario, Monterrey, México -
  • Con un fútbol práctico, sin arriesgar de más y anulando a Gignac, Toluca mantuvo callado al Universitario

Contrario a otras ocasiones, en la presente Liguilla la afición de Tigres parece estar desconfiada, escéptica de su equipo y ha tardado en conectarse con lo que ocurre en la cancha para apoyarlos desde la tribuna.

Solo los "Libres y Lokos" lucieron incansables, no pararon de alentar desde que el equipo saltó al terreno de juego y hasta después del silbatazo final, la barra felina se mantuvo con un aliento incomparable empujando siempre a su equipo.

En el terreno de juego André-Pierre Gignac hizo levantarse en un par de ocasiones a la gente con un disparo atajado por Talavera y un cabezazo que reventó el travesaño al 27', mientras los hinchas auriazules entonaban el "Hoy hay que ganar auriazules para festejar" y "Vamos, vamos Tigres, para ser campeón hoy hay que ganar".

Incluso apretando al silbante cuando sus marcaciones parecían ser rigoristas contra los pupilos de Ricardo Ferretti, con el clásico "hijo de pu…, hijo de pu…".

Un 'Volcán' dormido despertó al 44', cuando Ríos trabó a Aquino en el área y se decretó la pena máxima, para que aparecieran los aplausos y gritos de apoyo en la totalidad del coloso de San Nicolás, esperando el gol que le diera la ventaja a su equipo.

Sin embargo, Alfredo Talavera se encargó de apagar la euforia con una extraordinaria atajada al cobro de Juninho, con lo que el Universitario se volvió callar.

Al segundo tiempo, en el 58', el grito de "Diablos, Diablos" apareció desde General por el puñado de aficionados que hicieron el viaje desde Toluca y comenzaron a aparecer los silbidos en señal de desesperación de algunos sectores de la tribuna.

En la recta final del encuentro solo los "Libres y Lokos" siguieron escuchándose en la tribuna, pues el resto del inmueble de San Nicolás parecía estar apagado y sin ánimos para al final despedir a su equipo en opiniones dividas, unos abuchearon y otros aplaudieron.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
ç
×