'El que no salta, no es campeón'

La voz del 'Volcán' se hizo presente, la afición eufórica por el triunfo de su equipo; los aficionados felinos tuvieron que esperar 73 minutos para gritar gol.
La voz del 'Volcán' se hizo presente, la afición eufórica por el triunfo de su equipo; los aficionados felinos tuvieron que esperar 73 minutos para gritar gol.
 La voz del 'Volcán' se hizo presente, la afición eufórica por el triunfo de su equipo; los aficionados felinos tuvieron que esperar 73 minutos para gritar gol.  (Foto: Notimex)
Estadio Universitario, San Nicolás de los... -
  • La fiesta empezó antes del juego en el Uni, pero hasta el final se desató la euforia

La fiesta se tardó en llegar, pero finalmente al minuto 73, Javier Aquino desató la euforia contenida con una extraordinaria jugada y definición para el 1-0 a favor del campeón Tigres y encaminar a su equipo al primer triunfo del Clausura 2016 sobre Morelia; mientras, la afición auriazul hizo su carnaval en la tribuna.

Dos minutos más tarde, Gignac hizo lo propio, marcó su gol número 12 en el Universitario y apareció "la Ola" de un lado a otro del "Volcán"; en su zona, la barra de los Libres y Lokos cantaban al verdadero monarca del futbol mexicano.

“Borom, borom, borom, borom, el que no salta, no es campeón”, cantaban lo seguidores felinos, mientras todo el bloque norte del Estadio Universitario saltaba junto con ellos.

En la primera mitad, el grito de gol se quedó ahogado en la garganta de los aficionados, luego de que Gignac estrelló un balón en el poste y posteriormente en una ilusión óptica, Sobis realizó un disparo que el guardameta alcanzó a desviar, después el francés estrelló otro balón en el travesaño, antes de que llegaran los goles del triunfo.

Por supuesto, el grito de “puto” también se hizo presente en la casa de los felinos, cada vez que el portero de Morelia, Carlos Rodríguez, se prestaba a realizar un saque de meta, por lo que al parecer a la hinchada incomparable no le importó mucho la sanción impuesta por FIFA a la FMF, al considerar que se trata de un grito discriminatorio.

“Dale campeón, dale campeón, dale campeón”, continuó la fiesta en la tribuna ocupada por los barristas universitarios, quienes no cesaron de cantar los 90 minutos, contagiando al resto de la afición, para que en el último minuto del partido terminaran todos juntos con el: “vamos Tigres, te quiero ver campeón otra vez”.

Al silbatazo final de Fernando Guerrero, las porras y aplausos se generalizaron, rindiendo tributo al rey de la Liga MX, que así logró sumar sus primeros tres puntos del certamen.

 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
ç
×