Piojo fue de la euforia a la amargura

Miguel Herrera volvió al Azteca con la idea de volver a la gloria en su cancha, sin embargo se encontró con unas Águilas que vinieron de menos y golearon
 Miguel Herrera volvió al Azteca con la idea de volver a la gloria en su cancha, sin embargo se encontró con unas Águilas que vinieron de menos y golearon  (Foto: Notimex)
Estadio Azteca Ciudad de México -
  • La afición ovacionó al ahora entrenador de Xolos en varias ocasiones

Llegó tan elegante como se fue. Fue el primero en bajar del autobús y también el primero en pisar la cancha que lo vio hacerse grande como Director Técnico del América.

Miguel Herrera volvió al Estadio Azteca varios meses después de su última aparición con Selección Mexicana y aún más como estratega del América cuando perdió aquella Final del Apertura 2013.

Su familia tampoco quiso perderse el regreso y apareció minutos antes del partido en un palco. La madre del estratega enfundada en la playera del cuadro fronterizo y su esposa e hija escoltándola con la intención de ver al Piojo pero queriendo pasar desapercibidas.

Salió del vestidor en el tradicional traje, se encontró con el cuerpo médico, utileros e integrantes del club azulcrema y comenzó la reaparición de abrazos. Luego tuvo que esperar para llegar a su banca pues el protocolo de la Liga MX le impedía el paso.

El grito de "Olé, olé, oléeee Piojo, Piojo" retumbaba en las tribunas del Azteca aunque principalmente en la cabecera que ocupan las barras del cuadro azulcrema.

Para su sorpresa ocupó la misma banca en la que estuvo la última vez como DT de las Águilas, llegó y de inmediato las fotos y las cámaras fueron sobre él.

Disfruto tanto el gol de Xolos que representó el 0-1 como se molestó con el primero, segundo, tercer y cuarto gol de América que construyeron la goleada con la que se amargó el regreso de Herrera Aguirre.

Tal fue la decepción del estratega que después del gol de Quintero agachó la cabeza, dio media vuelta y se fue a sentar a la banca; algo muy raro en Miguel Herrera y todavía teniendo que ver el segundo de Darwin y el regreso al gol de Benedetto que sellaron el 6-1 lapidario.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×