Esperemos que le dé ánimo a todo México: Araujo

Al sonar el silbatazo final, la alegría se desboró en el equipo rojiblanco. Las primeras palabras del pastor chiva Paco Ramírez aún sobre el terreno de juego fueron, "Los muchachos son los que...
 Al sonar el silbatazo final, la alegría se desboró en el equipo rojiblanco. Las primeras palabras del pastor chiva Paco Ramírez aún sobre el terreno de juego fueron, "Los muchachos son los que merecen el reconocimiento por todo el esfuerzo".
Estadio Sausalito, Viña del Mar -
  •  Paco Ramírez dio todo el crédito a sus jugadores

Al sonar el silbatazo final, la alegría se desboró en el equipo rojiblanco. Las primeras palabras del pastor chiva Paco Ramírez aún sobre el terreno de juego fueron, "Los muchachos son los que merecen el reconocimiento por todo el esfuerzo".

El viaje fue difícil para Chivas, y no sólo por el lógico cansancio que significa viajar a territorio chileno después de un partido a las 12 del día ante los Pumas de la UNAM en la altura del Distrito Federal. Ahora, el tiempo de vuelo y la estadía en Chile significaban estar lejos de su familia en las difíciles horas del brote de influenza en México, además de vivir hechos de discriminación en las calles del Cono Sur. Tal vez por eso, este empate 1-1 ante Everton que significó el pase a Octavos, supo a auténtico triunfo de todos los mexicanos.

El final fue dramático, el Everton se fue encima y Chivas requirió de toda su aplicación defensiva para mantener el 1-1. "Nos hicieron el gol en contra y se nos vinieron encima, pero al final el equipo contuvo bien al rival y sacamos el resultado", dijo el portero del Rebaño, Luis Michel.

"Tanto la califición (de Chivas) como la de San Luis esperemos que le dé ánimo a la gente de todo México", comentó Patricio Araujo al entrar al túnel rumbo a los vestidores. "Nosotros tenemos bien planteados los objetivos, gracias a Dios se cumplió uno más. (Ahora) Tenemos el partido de Puebla el sábado en Guadalajara que también son dos puntos importantes para clasificar en el torneo mexicano", finalizó el rojiblanco.

Pese a la lejanía de la tribuna en el estadio chileno, el Rebaño salió del campo en medio de algunos proyectiles inofensivos pero intimidantes. Pero ni eso pudo quitarles la sonrisa, esa sonrisa de un objetivo cumplido pero también de ansiedad, de ya regresar a su país para saber cómo están sus familias y formar parte del frente común que México ha formado ante estos días de influenza.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×