Guangzhou consumó fracaso y ridículo de América

América se convirtió en una estadística más de los representantes mexicanos en el torneo al caer en la agonía del partido 1-2 ante el equipo chino Guangzhou Evergrande.
Quintero dio cabezazo a Sambueza
Nagai Stadion, Osaka, Japón -
  • Oribe Peralta volvió a anotar después de 12 partidos de sequía

El Mundial de Clubes no está hecho para equipos mexicanos. Como si se tratara de una maldición difícil de explicar, América se convirtió en una estadística más de los representantes mexicanos en el torneo al caer en la agonía del partido 1-2 ante un equipo chino que tenía mes y medio sin competir de forma oficial.

Tras irse al frente en el marcador con gol de Oribe Peralta tras una gran jugada de Darío Benedetto, el DT Igancio Ambriz no supo leer el encuentro, se guardó los cambios y a falta de 10 minutos para concluir el juego cayó el empate por conducto de Zeng Li.

Las Águilas comenzaron a sufrir, el equipo de Scolari sacó fuerzas y fútbol más por lo que dejó de hacer el cuadro azulcrema que por el nivel que realmente tenía su equipo y entonces vino el desastre.

Goltz perdió la pelota en mediocampo en el último minuto, Paul Aguilar hizo la cobertura y mandó el balón a tiro de esquina para que viniera la hecatombe azulcrema.

Moisés salió mal, Oribe perdió la marca de Paulinho y el brasileño, quizás uno de los más bajos sobre el campo mandó la pelota a guardar para decretar la maldición un año más.

Tal fue la molestia que tanto el Presidente Deportivo del América, Ricardo Peláez como el dueño, Emilio Azcárraga se fueron del partido sin observar nada más. Se consumó el fracaso y el ridículo de América en Japón.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×