México 3-1 Corea del Norte… Fiesta tricolor en el Morelos

Los menos de cinco minutos que Raúl Gutiérrez permitió a sus pupilos para sacarse el nerviosismo y meterse de lleno en el partido aparecieron, pero no terminaron por pesar.
 El Pique también se hizo presente.  (Foto: Notimex)
Estadio Morelos, Michoacán, Morelia ante una... -
  • Casi un año después México volvió a inaugurar una Copa del Mundo
  • El próximo partido será el martes ante Congo en el mismo Estadio Morelos
  • Más de 30 grados de temperatura se registraron a la hora del partido

Los menos de cinco minutos que Raúl Gutiérrez permitió a sus pupilos para sacarse el nerviosismo y meterse de lleno en el partido aparecieron, pero no terminaron por pesar. Aún no se había cumplido el plazo que el timonel nacional le había dado a sus muchachos cuando rápidamente se vieron abajo en el marcador y con la obligación de tener que remar contracorriente. El inicio del partido no correspondió con el extraordinario marco que resultó el estadio Morelos, que fue bautizado como inmueble mundialista, con todas las credenciales para acoger al Tri Sub-17 y colaborar en el primer triunfo en la Copa del Mundo. Fue a los 3’ de comenzado el cotejo cuando el balde de agua fría llegó a pesar de los más de 30 grados de temperatura que se dejaban sentir. Kevin Escamilla perdió una pelota en mediocampo que resultó fatídica para el equipo mexicano, pues Jang Ok Chol condujo el esférico hasta tres cuartos de cancha en donde encontró a la figura, Jo Kwang, quien remató y a pesar de la buena reacción de arquero azteca, logró horadar el arco mexicano. El destino se oscurecía para los infantiles mexicanos. Sin embargo, el transcurrir de los minutos puso las cosas en su lugar. El cuadro azteca comenzó a tomar la pelota, se sacudió los nervios y el control de la media cancha radiaba en el dominio territorial. Fue cuestión de tiempo para que las oportunidades de gol aparecieran, aunque las primeras trajeron más decepciones que tristezas. A los 17’ Carlos Fierro, centro delantero de la Selección Mexicana se enfiló sólo al arco norcoreano pero la definición no fue la optima pues sacó un disparo flojo y con dirección a las manos del arquero Cha Jong que se vestía de héroe pero terminaría adoptando el traje de villano. Marco Bueno también tuvo la suya. El 11 del Tri infantil disparó tras un error de la defensa asiática, pero el portero recostó para atajar con las piernas de forma apurada y mandar a tiro de esquina. Aunque la gota que derramaría el vaso y reventaría las gargantas del Morelos estaba muy cerca de aparecer. A los 36 minutos de la parte inicial, Calros Fierro se sacó la espina y de paso empató el partido para el cuadro del ‘Potro’ Gutiérrez. Tras un grosero error de la zaga coreana que no pudo despejar bien la pelota, el delantero de las Chivas no desaprovechó la pelota que le quedó en el área chica para mecer las redes. El color regresaba a los aficionados mexicanos y todo comenzaba a regresar a la lógica. Corea del Norte aprovechaba cada situación y veía en cada falta el momento perfecto para hacer tiempo y no permitir la continuidad del juego, por lo que el primer tiempo se fue entre oportunidades desaprovechadas y marrullerías del cuadro visitante que después del gol no mostró los argumentos que lo llevaron a ser el mejor de su continente. Para la segunda mitad, México no cambiaba y el rumbo del encuentro tampoco. Carlos Fierro volvía a encontrarse con una oportunidad manifiesta que dejaba escapar. El número 9 mexicano se fue solo a encarar al arquero asiático tras un gran pase filtrado de Buen, aunque  su disparo se fue a un lado. Un minuto más tarde el portero Cha Jong Hun que se había convertido en el héroe los norcoreanos se iba expulsado de forma injusta por el árbitro Stephan Studer que manchó su trabajo con dicha acción. Marco Bueno tomó la pelota en tres cuartos de cancha y ante la salida del portero alcanzó a puntear el balón, aunque el guardameta también lo hizo y ambos chocaron de forma natural, situación que el nazareno suizo no observó, marcó falta y expulsó a Cha. Con 10 hombres la muralla asiática se derrumbó. El dominio fue total y las oportunidades más claras con el pasar de los minutos. Gutiérrez decidió mandar al terreno de juego a Giovanni Casillas, quien revolucionó el ataque mexicano por la banda izquierda y fue el autor intelectual del triunfo mexicano. El número 17 se encargó de poner el centro con el que Jong Kwang Sok marcó un autogol en propia meta para dar la ventaja al Tri al 69’ y 17 minutos más tarde aprovechó un rechace del portero sustituto para poner el 3-1 con el que México correspondió a la fiesta del Morelos, la fiesta de su propio Mundial.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×