Uruguay 3-0 Brasil... 'Garrita charrúa' se impuso al 'jogo bonito' y va a la...

La buena suerte no dura para siempre. Jornada tras jornada, Brasil quedó a deber, no convenció y partido a partido generó dudas, dejando siempre la sensación de que al equipo de Emerson Ávila le...
Dos goles de los uruguayos ante Brasil.
 Dos goles de los uruguayos ante Brasil.  (Foto: Notimex)
Estadio Omnilife, Guadalajara, Jalisco, México -
  •  Brasil no tuvo argumentos para ser superior durante todo el Mundial

La buena suerte no dura para siempre. Jornada tras jornada, Brasil quedó a deber, no convenció y partido a partido generó dudas, dejando siempre la sensación de que al equipo de Emerson Ávila le faltaban los “cinco centavos para el peso”.

La tarde de este jueves, la selección tricampeona del mundo en la categoría Sub-17  se encontró con la “horma de su zapato”. Un equipo que le tiene tomada la medida y que se conocen desde hace mucho tiempo, y que tuvo argumentos y la llave para derrotarlos.

“La Garra Charrúa” llegó al Estadio Guadalajara para plantarse ante el que había sido dueño de la casa, que tenía pleno dominio del manejo del partido en el campo sintético y que contaba con el apoyo incondicional de los tapatíos.

El “jogo bonito” no llegó nunca y Brasil se fue del Mundial Sub-17 con un categórico 3-0 a cuestas propinado por un equipo al cual no pudo engañar, ni superar con apenas pisar el acelerador. Para superar a Uruguay, hace falta poner más garra que ellos mismos, y la verde amarelha jamás supo cómo hacerlo.

De los brasileños, solo quedará el recuerdo de la promesa que nunca cuajó: tal vez en el futuro sean las más grandes figuras mundiales, como Lucas Piazón, quien solo pudo arrebatar los gritos desesperados de las miles de colegialas. Quizás aún sigue aturdido ante los gritos la promesa adquirida por el Chelsea.

Desde los dos minutos, Maxi Moreira perdonó a los brasileños, en un mano a mano con el guardameta Charles, al meter su disparo a un costado de la portería.

El dominio de los orientales se comenzó a traducir en el marcador desde el minuto 19’, cuando el arquero Charles cometió penal al arrollar a un uruguayo y el árbitro ruso no dudó en cobrar la pena máxima que Elbio Álvarez convirtió al 20’.

Desde entonces, el dueño del partido y de las circunstancias fue Uruguay, ante unos brasileños volcados, ahora con el reto de revertir la desventaja, simplemente no pudo, ante la infinidad de ocasiones que generaron.

Los uruguayos comenzaron a hacer gala de toda clase de artimañas, bien aprendidas por los nóbeles futbolistas que, sin alcanzar aún la mayoría de edad, ya saben de manejo de partido como si fuera la Selección Mayor.

Juan Sanmartín al 72’ le dio dirección clara a la eliminación brasileña. Tras la conducción y el disparo errado de Guillermo Méndez, la pelota llegó al hombre que entró de cambio y metió el tiro cruzado desde la derecha.

En el tiempo de reposición, Guillermo Méndez terminó poniendo el último clavo al cajón verde "amarelho", tras una conducción en contragolpe, dejando el esférico para Aguirre, quien dentro del área tocó en diagonal retrasada para Méndez y tocó para mandar la pelota al fondo, al 90’+5. Fue el final de la historia.

Ahora, el equipo de Fabián Coito espera rival. En Torreón se definirá al equipo que se mida a la “garra charrúa” nada menos que en el Estadio Azteca, el próximo sábado.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×