Finales de ensueño tricolor

Parados en la cima esperando ser acogidos por la gloria es un momento que México vivirá por quinta ocasión. La historia ha sido dura para el futbol nacional, pero después de batallas épicas le ha...
 Parados en la cima esperando ser acogidos por la gloria es un momento que México vivirá por quinta ocasión. La historia ha sido dura para el futbol nacional, pero después de batallas épicas le ha permitido vivir cinco Finales.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • La del domingo es la segunda Final a disputarse en el Estadio Azteca con México como participante
  • En 1977 México llegó a la Final del Campeonato Mundial Sub-20 frente a la Unión Soviética

Parados en la cima esperando ser acogidos por la gloria es un momento que México vivirá por quinta ocasión. La historia ha sido dura para el futbol nacional, pero después de batallas épicas le ha permitido vivir cinco Finales, en las que sólo en dos de ellas ha podido bañarse en la satisfacción de ser el mejor. Dejando a un lado las numerosas Finales a las que ha llegado el combinado Tricolor en la Copa de Oro de CONCACAF, zona en la que junto con Estados Unidos se ha levantado como el mandón del área, México ha sorprendido en más de una ocasión a propios y ajenos alcanzando Finales internacionales desde la década de los setenta. Después del cuarto lugar conseguido por la Selección amateur de los Juegos Olímpicos de 1968, el trabajo con los jóvenes siguió dejando buenos números a la Selección Mexicana ya que durante el primer Mundial Sub-20, Túnez 1977, México superó a selecciones como España, Francia  y Brasil para conseguir el pase a la Final, partido en el que enfrentó al conjunto de la entonces Unión Soviética que llegaba como uno de los grandes favoritos en aquel torneo juvenil. México logró el empate a dos tantos en diez minutos de alarido frente a los soviéticos que no pudieron contener a  Luis Plasencia como uno de los mejores del torneo, y hombres como Enrique López Zarza y Eduardo Rergis que conseguirían llevar al Tri hasta la instancia de los penales. A once pasos de la portería, ejecutó la mayor parte de ambos equipos y fue hasta el fatídico noveno tiro donde las esperanzas aztecas se vieron derrumbadas dejando a la Unión Soviética como campeón juvenil Sub-20. La década de los ochenta representó una gran sequía en cuanto a Finales disputadas por la Selección Mexicana, ya que no fue sino hasta 1993, cuando México enfrentó a Argentina en la Final de la Copa América, clasificando contra todo pronóstico con sólo dos puntos como uno de los mejores terceros lugares. La Selección Mexicana no pudo levantar la copa continental ya que una gran actuación del goleador argentino, Gabriel “Batigol” Batistuta y algunas fallas del a delantera azteca otorgaron el primer lugar a Argentina en el debut de México en Copa América. Una noche que llenó de gloria a la Selección Mexicana fue en la que el Tri se convirtió en Campeón de la Copa Confederaciones de 1999, ya que tras vencer a uno de sus rivales históricos, Estados Unidos, llegó a una de las Finales más emotivas que se han vivido en nuestro país. “México 4-3 Brasil” se leía en las pantallas de un Estadio Azteca que vibraba con el logro nacional de aquella noche de agosto. Ocho años después de la dolorosa derrota en Ecuador, México accedió a otra Final en Copa América, pero en esta ocasión fue frente al anfitrión Colombia en un torneo en el que el Tricolor había derrotado conjuntos importantes como Brasil, Chile y Uruguay, dejando así el boleto a la Final en sus manos. Con Javier Aguirre como técnico, la Selección Mexicana no tuvo oportunidad frente al buen planteamiento táctico de Maturana que logró que el conjunto cafetalero aguantara los embates aztecas y consiguiera la anotación de Iván Ramiro Córdoba en el segundo tiempo, concluyendo con una participación tricolor manchada por las expulsiones de su DT y dos de sus futbolistas. La falta de triunfos en instancias finales parecía ser una maldición que la Selección azteca no podría quitarse jamás, pero un grupo de jóvenes menores a los 17 años dirigidos por Jesús Ramírez levantó el primer título mundial de su historia, la Copa del Mundo Sub-17 en Perú 2005. Con Carlos  Vela como goleador del torneo y Giovani dos Santos como la revelación del futbol mexicano, la selección logró superar a rivales como Holanda, Costa Rica y Uruguay para llegar frente al favorito Brasil a la Final. Un contundente tres cero en el partido definitivo entregó a México la primera Copa del Mundo, convirtiéndolo en el séptimo Campeón de la categoría juvenil. Ahora toca el turno a una nueva generación que espera poder escribir su propia historia y lograr lo mismo que la llamada “Generación de Oro” de 2005 para así acceder al lugar histórico que tantos países han anhelado. La esperanza está puesta en estos nuevos “Niños Héroes”, la Final del domingo tendrá en el Estadio Azteca un momento que podría quedar como una de las noches más gloriosas para el combinado Tricolor.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×