El Azteca, 'Coloso de las Finales'

Con el olor a césped recién cortado, la luz del sol que se asoma al amanecer y el sonido de miles acercándose con cánticos y gritos de aliento, despiertan días engalanados por un encuentro en el...
Con el olor a césped recién cortado, la luz del sol que se asoma al amanecer y el sonido de miles acercándose con cánticos y gritos de aliento, despiertan días engalanados por un encuentro en el que un grupo de guerreros espera levantar un trofeo.
 Con el olor a césped recién cortado, la luz del sol que se asoma al amanecer y el sonido de miles acercándose con cánticos y gritos de aliento, despiertan días engalanados por un encuentro en el que un grupo de guerreros espera levantar un trofeo.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • La Selección Mexicana nunca ha perdido una Final jugada en el Estadio Azteca
  • Es la segunda Final de un Campeonato Juvenil que se vivirá en nuestro país

Con el olor a césped recién cortado, la luz del sol que se asoma al amanecer y el sonido de miles acercándose con cánticos y gritos de aliento, despiertan días engalanados por un encuentro en el que un grupo de guerreros espera con ansias levantar el trofeo que representa la excelencia y la superioridad conseguida frente a sus rivales. Días como éstos son albergados por el recinto deportivo más importante del país, el Estadio Azteca. Una gran cantidad de partidos se han vivido en el complejo que es capaz de albergar a más de cien mil personas en un evento futbolístico, pero pocos son tan importantes como las Finales que han marcado la historia del "Coloso de Santa Úrsula", estadio que ha tenido el placer de recibir partidos definitivos de Copas del Mundo, unos Juegos Olímpicos, una Copa Confederaciones, entre otro encuentros históricos. Tras su inauguración hace 45 años, el Estadio Azteca fue probado en los Juegos Olímpicos de 1968 como sede de algunos juegos de la Fase de Grupos en los que participaron países como España, Nigeria y Brasil, que más tarde se convertiría en Campeón en el mismo inmueble. uno de los eventos deportivos más importantes de la historia de nuestro país, el Mundial de 1970, tuvo como casa al "Coloso de Santa Úrsula", y los asistentes a dicho inmueble fueron testigos del "Partido del Siglo" entre Alemania e Italia durante la Semifinal que dio como finalista a Italia. En aquella Final, Brasil e Italia llegaron como los equipos más fuertes de la competencia. Rivelino, Jaizinho y Carlos Alberto acompañaron a uno de los mejores goleadores de la historia, Edson Arantes Do Nascimento, "Pelé", que tuvo al Estadio Azteca como el inmueble en el que se convirtió en Campeón del Mundo por tercera ocasión. Italia por su parte, llegó con un equipo modesto que controlaba bien la zona defensiva y que presumía rematadores como Riva y Rivera. Al final, el cotejo fue definido por Carlos Alberto, quien al 86 que puso el 4-1 definitivo para la causa Verdeamrelha. Después de Brasil, tocó turno para su más grande rival histórico de bañarse de gloria en el estadio con mayor capacidad del país, Argentina vivió un Mundial soñado en 1986. La Albiceleste arrbió invicto al encuentro definitivo con el Estadio Azteca como su casa desde los Cuartos de Final, donde Diego Armando Maradona hizo el famoso gol del siglo a Inglaterra. Tras eliminar a Bélgica en Semifinales, los de Bilardo se encontraron con la Alemania Federal que dirigía Beckenbauer con Völler como su figura. Los germanos presumían el orden que tenían en mediocampo, pero sus números a lo largo de la competencia no se acercaban en lo más mínimo a los de Maradona, quien acompañado de Valdano y Burruchaga, consiguió levantar la Segunda Copa del Mundo disputada en el Azteca. El primer campeonato juvenil que se disputó en México fue en 1983 donde México sólo consiguió un punto, pero fueron Brasil y Argentina los que demostraron la comodidad que ambos combinados comenzaron a sentir en territorio mexicano. La Final concluyó con marcador favorable a los brasileños que levantaron el trofeo juvenil en un torneo que llamó la atención de todos los espectadores que visitaron el Estadio Azteca aquella tarde de junio. Cuando la CONCACAF declaró listo a México para compartir la Copa de Oro con el vecino del norte, la Final tuvo como anfitrión al Azteca, en el mismo año en el que México viajó a la Copa América, dejando al Tricolor como Campeón al vencer 4-0 a Estados Unidos, iniciando una racha de Finales en las que la participación mexicana terminaría con la corona. Una de las noches más brillantes del combinado Tricolor se vivió el 4 de agosto de 1999 cuando México recibió la Copa FIFA Confederaciones accediendo a la Final tras vencer a Estados Unidos en la Semifinal por 1-0. La Final tuvo a dos selecciones muy distintas, Brasil con un joven Ronaldinho inspirado que anotó seis dianas a lo largo del torneo llegó tras vencer a Arabia Saudita frente a una Selección Mexicana que hizo pesar su casa de nueva cuenta. El rival siendo Brasil una vez más, saltó a la cancha con un planteamiento ofensivo que pronto se vio sorprendido por la temprana anotación de Zepeda, seguida por el 2-0 de Abundis. El Segundo Tiempo fue impactante, la reacción carioca dejó sorprendidos a los asistentes al Estadio Azteca mientras Zepeda de nueva cuenta puso arriba a los aztecas y Cuauhtémoc Blanco refirmó el dominio. El encuentro tuvo un final agónico engalanado por la victoria tricolor 4-3, finalizando una noche memorable en el Azteca. La segunda vez que la Copa de Oro visitó nuestro país, Brasil fue derrotado de nueva cuenta, con un solitario gol en el minuto 98 del atlista Daniel Osorno. México alzó por cuarta ocasión en su historia la Copa de Oro, siendo ésta la segunda que conseguía venciendo a Brasil y la segunda obtenida con el graderío del Estadio Azteca de fondo. Ahora toca el turno para un grupo de jóvenes que enfrentarán a los juveniles charrúas para tratar de alcanzar la gloria con el marco de un Estadio Azteca donde se espera un lleno total para apoyar a la Selección Sub-17 que desea culminar su historia de película con la Copa Mundial en manos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×