Recuerdan cábalas y secretos del 'Potro' Gutiérrez

Fue hace casi 10 años cuando Raúl Gutiérrez comenzó el andar como Director Técnico que hoy lo tiene a un paso de meterse entre los más ganadores en la historia del futbol. Fue en el 2004 cuando el...
Ciudad de México -
  • Su ex Auxiliar Técnico, René Gómez contó algunas de las cábalas del DT Sub-17
  • Ubaldo Borja, ex jugador universitario, destacó el trabajo táctico del ‘Potro’
  • Gutiérrez dirigió a la Selección Mexicana en la Universiada de Izmir 2005

Fue hace casi 10 años cuando Raúl Gutiérrez comenzó el andar como Director Técnico que hoy lo tiene a un paso de meterse entre los más ganadores en la historia del futbol. Fue en el 2004 cuando el “Potro” tuvo su primera experiencia como entrenador de jóvenes al tomar las riendas de la Selección de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP).

A menos de un día de enfrentar su segunda Final de Copa del Mundo Sub-17, René Gómez, quien fue su Auxiliar Técnico en aquella exitosa etapa y Ublado Borja, uno de los delanteros que dirigió y que incluso llevó a la Universiada de Izmir 2005, recuerdan con Medio Tiempo algunos de los detalles y secretos que hoy tienen a Raúl Gutiérrez en la élite, tales como cábalas, anécdotas y el énfasis en la táctica fija.

“A él no le gusta que canten un gol si un tiro va a la portería, no le gusta que lo canten antes aunque vaya para adentro, prefiere que nadie lo diga hasta que sea porque teme que se cebe.

“No es supersticioso, tiene algunas cábalas pero quizás la única verdadera era la de la banca. Siempre escoger la del lado derecho, entrando los jugadores siempre iban por la del lado derecho y siempre decía que esa era la indicada, creo que le ha servido”, manifestó Gómez con cierto dejo de melancolía.

EL ROTAFOLIO DE OBJETIVOS Y LA MENTALIDAD DEL ESTRATEGA

Y es que más allá de cábalas, Ubaldo Borja quien jugó para el “Potro” durante más de dos años, incluso a nivel internacional al alcanzar al quinto lugar en Izmir 2005, resalta la labor que hacía el estratega nacional para forjar el carácter y la mentalidad de sus jugadores.

“Nos cambió la mentalidad. Psicológicamente nos trabajó muy bien y esa fue la base de los campeonatos que obtuvimos. Llegó con un carácter muy fuerte, muy explosivo, a cada jugador le hacía ver su responsabilidad de forma directa, pero sí hacías bien las cosas te felicitaba, te motivaba de gran forma y eso te ayudaba para formarte un carácter.

“A todos los partidos entramos con la mentalidad de que nadie en la cancha era mejor que nosotros, eso ayudaba mucho porque en nuestra cancha nadie nos ganó, fueron marcadores abultados los que conseguimos”, recordó el también Licenciado en Administración de Instituciones.

Su Auxiliar Técnico durante más de dos años y medio fue cómplice de uno de los métodos que Raúl Gutiérrez utilizaba para comprometer a sus jugadores y la forma como manejaba los objetivos dentro del vestidor.

“A él le gusta mucho motivar a sus jugadores, siempre antes de iniciar un torneo les ponía un rotafolio donde venían los objetivos y el principal siempre era estar entre los primeros cuatro lugares en cada torneo y que el jugador se comprometiera”.

TÁCTICA FIJA, SU SELLO PARTICULAR

Más allá de que el balón parado se ha convertido en una de las vías más recurridas para definir un partido de futbol, el DT del Tri Sub-17 lo ha convertido en un sello propio. Basta con recordar los dos goles en la Semifinal ante Argentina y el tanto ante Brasil en Cuartos.

“La táctica fija la trabajaba mucho. Llegamos a estar hora y media sólo con tiros de esquina, tiros libres, nos decía en dónde pararnos, teníamos mínimo tres jugadas para cada tiro, sabíamos a dónde debíamos correr, dónde iba a caer la pelota y lo repetíamos muchas veces”, indicó Borja, aunque René Gómez también rememoró la indicación que le daba a los universitarios para tirar los penales.

“Una de las anécdotas que más grabadas se me quedan fue en Mérida, llegamos a Cuartos y en la serie de penales les comentó a los muchachos que tiraran fuerte, a los lados y arriba porque ahí nunca iba a llegar el portero y me di cuenta en los penales ante Brasil que todos sus jugadores ahí los tiraron”.   A la distancia y a casi 10 años de aquella etapa, tanto uno de sus goleadores como su ex Auxiliar Técnico le envían un mensaje de aliento y recuerdan con cariño aquellos días.

“Le mando la mejor de las vibras, él siempre pensó positivo y se veía en una final y ahí están los resultados. Le deseo una gran suerte y desde Puebla lo estamos apoyando porque le va a ir muy bien y va a tener su segundo título del Mundo.

“Estoy muy feliz por él, me da mucho orgullo verlo crecer como DT, siempre son muchos nervios ver los partidos, ver sus reacciones porque me acuerdo mucho cómo nos llevaba y orgullo de haber sido su pupilo”, concluyó.