Messi causó el lío en el Maracaná

Argentina, con Messi incluido, ganó 2-1 pero uno de los tantos fue autogol y más allá de eso, la mayoría de acciones de gol fueron de los bosnios, que juegan su primer Mundial.
Estadio Maracaná, Rio de Janeiro, Brasil ante... -
  • 'La Pulga' anotó el segundo para la ‘Albiceleste’
  • El siguiente rival para Argentina será Irán; Bosnia se medirá a Nigeria
  • Bosnia debutó en su primer Copa del Mundo

Ya le estaba quedando grande la etiqueta de favorito... finalmente, Argentina corrigió.

Comenzar ganando en la Copa del Mundo no fue nada fácil para Argentina. Todos quienes pensaron que sería sencillo derrotar a Bosnia se equivocaron. Argentina con Messi incluido ganó 2-1 pero uno de los tantos fue autogol y más allá de eso, la mayoría de acciones de gol fueron de los bosnios, que juegan su primer Mundial.

La magia de Messi sólo se vio en el instante que marcó el dos a cero. No fue la pieza clave que revolucionara el equipo de Alejandro Sabella y sudó poco, como si estuviera guardando energías para el momento en que tuviera que disparar al arco y fusilar al portero Bogovic con su privilegiada zurda.

La coordinación que no mostró Argentina en su debut sí la halló su afición, que abarrotó el Maracaná e hizo un ambiente digno de La Bombonera de Boca en Clásico contra River.

La incógnita táctica de Bosnia, Sabella logró resolverla parcialmente hasta el segundo tiempo, cuando hizo dos modificaciones y sobre todo, dejó la atípica línea de cinco con la que saltó en el primer tiempo. Pasó a una línea de cuatro y sumó más elementos en el medio campo.

Un enfrentamiento paralelo se vivió en las gradas. Mientras los aficionados cantaban a su selección, la “torcida” brasileña apoyaba a Bosnia. Extrañamente se escuchó al inicio del juego el clásico “soy brasileño, con mucho orgullo, con mucho amor”. Parece que Argentina y Brasil, no se quieren ver, a no ser que sea en la Final de esta Copa del Mundo.

Pese al autogol de Kolasinac al 2’. Bosnia se mantuvo concentrado y defendió casi todo el partido de forma ordenada. Siempre fuertes, escalonados y precisos, hasta el 65’, cuando se equivocaron al dejarle el balón a “La Pulga” y sobre todo, al darle espacio y permitirle que sacara un colocadísimo disparo a la base del poste que terminó dentro de la portería.

Entonces sonó más fuerte la tribuna argentina con su “Volveremos a ser campeones como en el 86”. Y cuando parecía que Sabella podía relajarse el nudo de la corbata, llegó el gol de Bosnia que preocupó nuevamente al estratega. Quedó la impresión que con un poco más de suerte, pero sobre todo con más minutos en el reloj, los bosnios podrían igualar el marcador. No ocurrió.

Las 15 participaciones en mundiales que ha tenido Argentina, de poco le sirvieron ante una Bosnia que vivía su “primera vez” en una Copa del Mundo y cerca estuvo de tener un arranque histórico, pero le faltó la fortuna y el colmillo retorcido de “Albiceleste”.

El próximo 21 de junio Argentina jugará ante Irán, otro rival que luce sencillo, pero que luego de lo complicado que resultó Bosnia, puede ser que Sabella lo tome de forma muy seria. Bosnia hará lo propio contra Nigeria el mismo día.

Quien sabe si lo hará con tranquilidad, pero al menos hoy Argentina dormirá como el primer lugar del Grupo F. Para seguir con la etiqueta de favorito, parece que Sabella y sus muchachos tienen mucho por trabajar.

No te pierdas