La Albiceleste abrió sus puertas y todos felices

Unas 5 mil personas le pusieron fervor el domingo a una práctica de Argentina, la primera a puertas abiertas en Sudáfrica, con ovaciones y aplausos para todos, con Diego Maradona a la cabeza en...
Unas 5 mil personas le pusieron fervor el domingo a una práctica de Argentina, la primera a puertas abiertas en Sudáfrica, con ovaciones y aplausos para todos, con Diego Maradona a la cabeza en homenaje a su pasado.
 Unas 5 mil personas le pusieron fervor el domingo a una práctica de Argentina, la primera a puertas abiertas en Sudáfrica, con ovaciones y aplausos para todos, con Diego Maradona a la cabeza en homenaje a su pasado.
Pretoria, Sudáfrica -
  • Argentina debutará el sábado en Johannesburgo ante Nigeria

Unas 5 mil personas le pusieron fervor el domingo a una práctica de Argentina, la primera a puertas abiertas en Sudáfrica, con ovaciones y aplausos para todos, con Diego Maradona a la cabeza en homenaje a su pasado.

Contentos y felices. Así quedaron todos. El público porque pudo ver en acción a unos de los 32 equipos del Mundial que arrancará el viernes, y los jugadores porque el partido entre presuntos titulares y suplentes entremezclados terminó 3-3 en sólo 35 minutos de juego.

Carlos Tevez, Gonzalo Higuaín y Angel Di María marcaron para uno de los equipos, con mayoría de titulares con camiseta naranja, mientras que Ariel Garcé, Diego Milito y Mario Bolatti lo hicieron para los reservistas vestidos de azul. "Maradooo... Maradooo", vibró el público cuando el ex Pibe de Oro hizo su aparición en una de las canchas de la Universidad de Pretoria, a paso lento y fumando un habano.

"Olé, Olé, Olé, Diego... Diego", fue el aliento que partió luego desde las tribunas, con banderas argentinas y algunas sudafricanas. El Capitán del seleccionado argentino Campeón Mundial en 1986 en México saludó y lanzó besos al aire. También hubo ovaciones para Lionel Messi, el astro del Barcelona de España, quien entró acompañado de su compañero de habitación, Juan Sebastián Verón, de Estudiantes de Argentina. Uno de los que ovacionó a Messi fue Jacinto, de 18 años, quien se vino de su Mozambique natal tan sólo para verlo a él. "Messi es una maravilla, vino del cielo a jugar al balón", dijo Jacinto en un buen español porque vivió siete años en Sevilla, y envuelto en una camiseta del Barcelona con el número 10 en la espalda. Messi se lució en lo que fue un partido muy liviano, casi sin exigencias, y que sólo sirvió para la presentación de Argentina en la sociedad africana. "Buena, fiera", fue la frase de Maradona cuando se dirigía a algunos de los suyos que hacía una buena jugada. "Bien, bien...vamos...vamos", fue otra de sus variantes de aliento, alejada de las rutinas tácticas. Mientras adentro de la Universidad todo era una fiesta, afuera fue un caos, porque cerca de 500 personas no pudieron entrar debido a que las puertas se cerraron antes de tiempo. "No me importa que no pueda estar adentro", se consoló Augusto, de 30 años, disfrazado de elefante. "Gasté casi 6.000 dólares por estar acá, perdí a mi novia y estoy a punto de perder mi trabajo" en una oficina. "El sábado estaré en la cancha y en la final estaré al lado de Argentina", agregó Augusto, quien además vendió su auto para viajar a Sudáfrica. Argentina debutará el sábado en Johannesburgo ante Nigeria, por el Grupo B que completan Corea del Sur y Grecia.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×