A la Selección gala le espera un clima hostil en su regreso

Resarcir la desteñida reputación de la Selección de Francia es la prioridad inmediata tras una Copa Mundial para el olvido, en la que la imagen de "Les Bleus" quedó por el piso.
 Resarcir la desteñida reputación de la Selección de Francia es la prioridad inmediata tras una Copa Mundial para el olvido, en la que la imagen de "Les Bleus" quedó por el piso.  (Foto: Notimex)
Knysna, Sudáfrica -
  • Laurent Blanc sustituirá a Domenech en el banquillo francés

Resarcir la desteñida reputación de la Selección de Francia es la prioridad inmediata tras una Copa Mundial para el olvido, en la que la imagen de Les Bleus quedó por el piso. El técnico Raymond Domenech y los jugadores regresaron este miércoles al país y les espera un recibimiento hostil por parte de una nación que quedó escandalizada por su conducta en Sudáfrica. "Nos merecemos la situación en la que estamos", dijo el extremo Florent Malouda. "Restaurar la imagen de la Selección va a requerir de un enorme esfuerzo". Por lo pronto, Domenech ya no estará en el banquillo. Laurent Blanc, defensor del equipo que en 1998 se consagró Campeón del Mundo, lo reemplazará y una de sus primeras tareas será reconciliarse con la afición.

"La imagen que hemos proyectado al mundo, la forma que se le ve a Francia, es un desastre"

"La imagen que hemos proyectado al mundo, la forma que se le ve a Francia, es un desastre", dijo Malouda. "Como jugadores, nosotros somos los principales responsables. Llegamos con altas expectativas y ahora nos vamos sin ganar un solo partido". Para los jugadores, el gran culpable de la debacle es Domenech, a pesar de que fueron ellos los que el domingo 20 de junio protagonizaron el boicot a un entrenamiento para enrarecer aún más el ambiente. "Hay una causa de todo este fracaso, varias cosas van a salir a la luz", dijo el defensor Patrice Evra, a quien Domenech le quitó el Gafete de Capitán en el último partido de la Fase de Grupos. "Si la gente prefiere no perdonar, por lo menos sabrán la verdad". Ya sea que la razón obedeció a que Domenech fue incapaz de poner orden, o a la actitud de Evra y los demás jugadores o las intromisiones de la Federación Francesa, las respuestas prometen ser más espectaculares. "El fin del mundo", fue el titular exagerado del diario deportivo L'Equipe en su portada de este miércoles. El pasado domingo, la crisis alcanzó su punto de ebullición cuando todo el equipo se declaró en huelga para protestar la decisión de los dirigentes de expulsar al delantero Nicolas Anelka, luego que L'Equipe hizo trascender en su portada que había insultado soezmente al técnico. La rebelión se transmitió en vivo a Francia, con Domenech interviniendo en un altercado entre Evra y el Preparador Físico. El Director de Selecciones dimitió en el acto, al declararse avergonzado por los hechos. Domenech tuvo que dar la cara para explicar por qué los jugadores no se entrenaron y se quedaron en el autobús. "Ha sido un desastre total que hubiésemos tenido que comportarnos así. La verdad es que no sabíamos que íbamos a afectar a tanta gente", dijo Malouda, autor del único gol francés en el torneo, en la derrota 2-1 ante Sudáfrica este martes. "No soy un boxeador, pero es como haber salido noqueado", añadió. Pero no todos sus compañeros se mostraron tan dispuestos a aceptar la culpa. "Así es el deporte, así es el futbol. No matamos a nadie, aunque dejamos decepcionados a muchos", indicó el delantero Sidney Govou. "Hay que poner las cosas en contexto".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×