El orgullo está en juego pero no hay venganza: Queiroz

El seleccionador de Portugal, Carlos Queiroz, destacó que el enfrentamiento con Brasil es un gran aliciente para el seguidor, uno de los grandes partidos que actualmente se puede contemplar.
El seleccionador de Portugal, Carlos Queiroz, destacó que el enfrentamiento con Brasil es un gran aliciente para el seguidor, uno de los grandes partidos que actualmente se puede contemplar.
 El seleccionador de Portugal, Carlos Queiroz, destacó que el enfrentamiento con Brasil es un gran aliciente para el seguidor, uno de los grandes partidos que actualmente se puede contemplar.
Durban, Sudáfrica (Reuters) -
  • Lamentó el mal estado del campo Moses Mabhida

El seleccionador de Portugal, Carlos Queiroz, destacó que el enfrentamiento con Brasil es un gran aliciente para el seguidor, uno de los grandes partidos que actualmente se puede contemplar, que además añade una gran rivalidad entre ambos, con el orgullo en juego pero sin nada de venganza. Horas antes del inicio del último partido del Grupo G, que definirá la situación para los Octavos de Final, el preparador luso volvió a referirse al último enfrentamiento entre ambos, donde el conjunto sudamericano se impuso con autoridad (6-2). Por eso, el seleccionador de Portugal habló del "orgullo en juego" aunque no en una venganza. "Habrá dos grandes equipos en la cancha" "Hay una cuestión de orgullo. Pero no se trata de venganza ni nada de eso", dijo Queiroz, que significó, sin embargo, que en su equipo aún recuerdan ese marcador. "Habrá dos grandes equipos en la cancha. Cuando dos equipos como Brasil y Portugal juegan, entonces cualquier cosa puede pasar", añadió el seleccionador de Portugal. "La atención del mundo se ha centrado en este partido. Es normal, vistos los jugadores que tienen ambos equipos. Todo son alicientes. El futbol bonito, la calidad, la imaginación de los futbolistas", añadió. El seleccionador de Portugal lamentó el mal estado del campo Moses Mabhida, que ha impedido que ambos equipos efectúen el entrenamiento oficial previo al choque. "Si el terreno de juego no está a la altura de un torneo o un partido como este, eso es malo", apuntó. Queiroz, que confirmó la ausencia del centrocampista Deco por una lesión en la cadera derecha, tiene ya listos al central Pepe y a Liedson. "Estamos concienciados en sacar el partido adelante. Respetamos a nuestro rival. Lo más importante en este partido es la clasificación. Independientemente del rival. No se trata de jugar únicamente con Brasil, sino pensar en el grupo y en pasar a Octavos de Final. Ahora no hay que pensar en nada más. Esperamos no tener que pensar en la diferencia de goles", añadió Queiroz. El preparador luso aguarda un choque duro, sin nada que regalar al adversario. "Vamos a tener que trabajar mucho. Cuando te juegas la clasificación en una Copa del Mundo, las sensaciones vienen dadas. Los jugadores solamente piensan en ganar, no en otras cosas secundarias. Son jugadores ya con experiencia y que tienen aspiraciones en torneos como este", dijo. "Habrá millones de espectadores contemplado este partido, uno de los más interesantes que se puede contemplar. Buen futbol y espectáculo es lo que promete un evento entre estos dos equipos", insistió Queiroz. El seleccionador de Portugal advirtió que "todo es posible en un partido como estos". "Estos equipos van a intentar entretener al público del estadio, dar un gran espectáculo y lograr el triunfo para sus respectivos países. Nada más", añadió, así como desconfió de la historia, que advierte una abrumadora superioridad de Brasil. "Las estadísticas son interesantes para algunas cosas pero no tienen que ver para ganar puntos o títulos. No influyen a la hora de jugar bien o mal. Los jugadores no piensan en ellos. El futbol se trata de jugar bien, crear ocasiones y vencer", indicó el seleccionador de Portugal. Para Queiroz, "Brasil no es sólo un equipo que maneja bien la pelota". "Es un equipo sólido con grandes individualidades. Es el futbol moderno", añadió, junto a reconocer la importancia de la goleada a Corea del Norte (7-0). "No hay un antes o después de la goleada a Corea. Hay una continuación de los resultados y del trabajo que estamos haciendo en los últimos años. Aunque el 7-0 es un marcador extraño inusual que hay que celebrar. Es normal", concluyó Carlos Queiroz.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×