Corea del Norte 0-3 C. de Marfíl... Los Elefantes no tuvieron milagro

Costa de Marfil necesitaba un milagro para meterse a los Octavos de Final, había presupuestado que con una victoria ante los norcoreanos podía llegar a la siguiente fase, pero jamás pensó que para...
Costa de Marfil necesitaba un milagro para meterse a los Octavos de Final, había presupuestado que con una victoria ante los norcoreanos podía llegar a la siguiente fase, pero jamás pensó que para lograrlo necesitaba meter ocho goles.
 Costa de Marfil necesitaba un milagro para meterse a los Octavos de Final, había presupuestado que con una victoria ante los norcoreanos podía llegar a la siguiente fase, pero jamás pensó que para lograrlo necesitaba meter ocho goles.
Estadio Mbombela -
  • Corea del Norte se fue de Sudáfrica 2010 como el peor equipo del torneo

Costa de Marfil necesitaba un milagro para meterse a los Octavos de Final, había presupuestado que con una victoria ante los norcoreanos podía llegar a la siguiente fase, pero jamás pensó que para lograrlo necesitaba meter ocho goles y esperar que Brasil venciera a Portugal. El milagro no sucedió para los marfileños, el equipo pudo vencer a Corea del Norte, sin ningún problema por un marcador de 0-3, pero no pudo terminar de explotar, primero porque Corea dejó de atacar y se replegó bien, y segundo porque Costa de Marfil se cansó de ir al frente, de fallar en el último toque. Costa de Marfil se convirtió así en el quinto equipo africano que no pudo llegar a los Octavos de Final, sólo Ghana logró cumplir con las expectativas de un pueblo que hizo suyo Sudáfrica 2010. Corea del Norte se despidió de la fiesta del futbol como el peor equipo del torneo. No sólo porque no sumaron puntos, también porque el cuadro fue goleado por Portugal (7-0) y por Costa de Marfil (0-3); frente a Brasil, en su primer juego de la justa, no le fue tan mal pues perdió decorosamente con un 2-1. EL PARTIDO Costa de Marfil, en sus dos primeros partidos sólo había metido un gol, el tanto le significó su primer y único  punto, por ello cuando llegó al Estadio Mbombela supo que sus esperanzas de calificar a Octavos de Final se habían reducidos casi hasta ser cenizas, pues para llegar a la siguiente fase necesitaba golear. Brasil podía hacerles el favor de vencer a Portugal y con ello los marfileños lograrían empatar a los lusitanos en puntos (cuatro unidades); sin embargo hacerlo en goles no sólo se tornaba como una situación complicada, sonaba más bien a imposible, pues el cuadro europeo tenía siete goles a su favor y los dirigidos por Sven-Göran Eriksson tenían un lamentable -2. Enfrente una Corea del Norte vulnerable, incapaz de reaccionar parecía un oasis en el desierto. Así el sueño comenzó y las esperanzas se reavivaron cuando el juego estaba naciendo; Gervinho por la banda izquierda se quedó casi sin ángulo de disparo, pero se animó a rematar ante el marco, el balón se paseó cerca de la línea final pero nadie pudo llegar a meterla, la zaga coreana logró despejar y anular el peligro, sin embargo, Costa de Marfil estaba cerca. Tres minutos más tarde, cuando el cronómetro marcó el minuto 13, Corea del Norte no pudo más. En un desborde por la banda izquierda de Boka, éste sirvió una diagonal retrasada para Torué quien puso el balón en la base del poste izquierdo para hacer el gol. El primero estaba en la pizarra, ahora sólo había que comenzar a contar los tantos en racimos. Al 20' Guk Ri no pudo evitar la caída de su marco, pues en un centro al área, Drogba logró controlar el balón y pese a que tenía la marca encima se dio la vuelta para sacar un balazo con la pierna; la redonda se estrelló en el travesaño y picó fuera pero Romaric llegó al área para rematar de cabeza y terminar de meter el esférico en lo que fue una excelsa jugada. Con 70 minutos por jugarse, faltaban siete goles para alcanzar el milagro. Corea del Norte sin argumentos para defenderse y mucho menos para atacar tuvo que esperar y comenzar a rezar para despedirse de Sudáfrica 2010 con un marcador que no fuera tan abultado; sus plegarias fueron escuchadas porque los marfileños perdieron la brújula, siguieron llegando y controlando el duelo pero terminaron la primera mitad del duelo sin más goles que festejar. Para el segundo tiempo Eriksson decidió renovar la ofensiva y mandó  Dindane y Kalou, esperando que ellos terminaran la obra que parecía imposible; pero el equipo no volvió a apretar como lo hizo en los primeros minutos del juego, y hasta permitió que Corea pisara el área de Barry cuando Tae-Se llegó por la banda derecha y metió un tiro a primer palo que el arquero marfileño no tuvo problemas para tapar. El duelo terminó un minuto más tarde, al 81', cuando en un servicio al centro del área de Boka, Kaloude de pierna derecha disparo pese a tener enfréntela figura del arquero. Para Costa de Marfil no hubo más goles, el tiempo se agotó, los africanos se despidieron del Mundial acompañaos por unos norcoreanos que no supieron hacer respetar su nombre. EL ARBITRAJE Alberto Undiano. Bien sin problemas, Costa de Marfil reclamó dos goles que sentían eran legítimos, pero la marcación de los asistentes del centra siempre fue perfecta. Los jugadores no le exigieron de más, en el duelo reinó el Fair Play.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×