Se fue EUA lamentando la oportunidad perdida

Estados Unidos llegó a Sudáfrica con un optimismo sin precedentes y enormes ambiciones en la Copa Mundial. Pero todo se disipó por culpa de las lagunas en su defensa y delanteros sin pólvora.
Estados Unidos llegó a Sudáfrica con un optimismo sin precedentes y enormes ambiciones en la Copa Mundial. Pero todo se disipó por culpa de las lagunas en su defensa y delanteros sin pólvora.
 Estados Unidos llegó a Sudáfrica con un optimismo sin precedentes y enormes ambiciones en la Copa Mundial. Pero todo se disipó por culpa de las lagunas en su defensa y delanteros sin pólvora.
Irene, Sudáfrica -
  • El equipo estará sin actividad hasta el 10 de agosto

Estados Unidos llegó a Sudáfrica con un optimismo sin precedentes y enormes ambiciones en la Copa Mundial. Pero todo se disipó por culpa de las lagunas en su defensa y delanteros sin pólvora.

Y lo que más duele en el orgullo fue darse cuenta que la mejor Selección de su historia aún no está al nivel para competir de tú a tú con los grandes del mundo.

"Sentimos un vacío ahora porque creía que al superar la primera ronda, creíamos que había una posibilidad real de hacer algo grande"

"Sentimos un vacío ahora porque creía que al superar la primera ronda, creíamos que había una posibilidad real de hacer algo grande", dijo el entrenador estadounidense Bob Bradley al día siguiente de la derrota 2-1 ante Ghana en tiempo extra y eliminó a Estados Unidos en los Octavos de Final.

¿Qué salió mal? Muy sencillo.

"Durante los cuatro partidos, sólo estuvimos en ventaja en dos minutos", dijo Bradley (para ser precisos fueron tres) tras revisar el video de la derrota del sábado. "Es cuestión de madurez, la experiencia de saber llevar el inicio de los partidos".

El equipo estará sin actividad hasta el 10 de agosto, cuando se medirá con Brasil en una amistoso en el nuevo Estadio Giants en Nueva Jersey. Bradley ya está pensando en ese compromiso, pero tal vez no esté en el banquillo.

Bradley quedó como entrenador luego que Bruce Arena se apartó tras la eliminación de Estados Unidos en la primera ronda del Mundial de Alemania 2006. Se quedó con el puesto por descarte, ya que Jürgen Klinsmann declinó una oferta. Bradley indicó que tanto él como el Presidente de la Federación Estadounidense, Sunil Gulati, necesitarán tiempo para hacer una evaluación.

"Ahora mismo no hay conversaciones", dijo Bradley. "Siempre me han gustado los nuevos desafíos, pero también desde el primer día dije y he considerado como un tremendo honor ser el técnico de la Selección".

Incluso si Bradley vuelve, la defensa del equipo precisa un remozamiento total con miras a la Copa de Oro del año próximo y las Eliminatorias del Mundial 2014.

Oguchi Onyewu demostró que no se había recuperado completamente tras operarse la rodilla el pasado octubre. Jay DeMerit y el Capitán Carlos Bocanegra estuvieron a destiempo en jugadas clave, abriendo la puerta a goles.

"En algunos casos, hay jugadores que aún pueden aportarle al equipo, pero no hay certeza que puedan hacerlo dentro de cuatro años", dijo Bradley.

La columna vertebral de la zaga (Bocanegra, DeMerit y Steve Cherundolo) está compuesta por jugadores con 30 años. Onyewu tiene 28. Así hace avizorar un recambio. Gale Agbossoumonde (18 años) y Eric Lichaj (21) ya juegan en clubes europeos, la ruta para ganarse un puesto en la Selección. Apenas cuatro de los 23 jugadores en el plantel mundialista militan en equipos de la MLS. Uno de ellos es Landon Donovan, quien jugó a préstamo con el Everton a inicios de año.

Con 28 años, Donovan es el mejor futbolista estadounidense de todos los tiempos. Si quiere irse a Europa para quedarse a largo plazo, pues ahora es el momento. Después de anotar tres goles, fue la figura indiscutible de la Selección y el Everton está interesado en ficharle si se puede cerrar un acuerdo con el Galaxy de Los Angeles.

El mediocampo es el punto fuerte, con gente como Clint Dempsey (27) y Michael Bradley (22), el hijo del técnico. Maurice Edu y Stuart Holden (ambos con 24) prometen para más, además de Benny Feilhaber (25) y José Francisco Torres (22). Alejandro Bedoya y Robbie Rogers (ambos 23) asoman para el siguiente ciclo.

Pero el problema es la delantera. Los cinco goles en este Mundial fueron anotados por volantes. Jozy Altidore (20), Robbie Findley (24), Edson Buddle (29) y Hérculez Gómez (28) se fueron con las manos vacías.

"Todo el mundo sabe que esa es la parte más importante del partido, tener a alguien que pueda marcar goles con consistencia", dijo Bradley. "Es la faceta donde tenemos que mejorar".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×