El acuario de Durban, el quinto más grande del mundo

Es un orgullo de la ciudad, de hecho, está catalogado como el principal lugar que debes visitar si estás en Durban.
 Es un orgullo de la ciudad, de hecho, está catalogado como el principal lugar que debes visitar si estás en Durban.  (Foto: Agustín Cuevas)
Durban, Sudáfrica -
  • No es futbol, pero vale la pena contárselos

-Galería con todas las imágenes del acuario de Durban Es un orgullo de la ciudad, de hecho, está catalogado como el principal lugar que debes visitar si estás en Durban. El uShaka Sea Word es el quinto acuario más grande del planeta y durante el Mundial ha recibido una inusitada cantidad de visitantes de los cuales, la mayoría desconocíamos las virtudes de esta "spicy city" que nos ha enamorado. El parque está situado a unos metros de la playa y se ha separado en dos secciones, el acuario y la zona de albercas y toboganes. Por 160 rands (unos 256 pesos), se disfruta todo el día de ambas partes del Sea Word. Si sólo deseas entrar a una de ellas, lo logras por 99 rands (unos 160 pesos). Aunque tiene dos toboganes que estrujan el estómago nada más de verlos, la zona de albercas y juegos acuáticos no tiene gran diferencia con cualquier balneario ubicado en las playas que bañan los cinco continentes, sin embargo, al voltear la vista se observa la entrada al acuario, y esa sí resulta un diferenciador. Uno se encuentra con un barco carguero encallado en la mitad del parque, en buenas condiciones y que provoca un lógico golpe de vista. Ese enorme caparazón de acero en tierra firme no es algo que se vea todos los días. Una vez pasada la impresión, descubrimos la entrada al acuario en una de sus puertas. Bien ambientado, los visitantes descienden unos dos pisos y ahí empieza el espectáculo. A través de grandes ventanales, podemos observar todo tipo de peces y mamíferos marinos desarrollando algo muy parecido a su vida normal en las enormes tanquetas que conforman el acuario. Incluso, el piso inclinado al estilo de la "cabaña del tío chueco", provoca que uno tenga la sensación de que el barco realmente se mueve y se inclina por la marea. El espectáculo más importante en cada una de las gigantescas peceras es la hora de alimentación de los animales por medio de buzos. Ahí, todas las especies se aglutinan en un mismo sitio y es mucho más fácil admirarlas, por lo que incluso tiene tres o cuatro horarios establecidos como funciones de cine y una persona que da una explicación por medio de altavoces. Aunque uno empieza de más a menos, hay cuatro secciones que realmente son atractivas en el acuario. La primera es el tanque de las tortugas donde tienen especies de más de metro y medio entre la cabeza y la cola. Luego, la zona de mantarrayas resulta espectacular, pues contiene una gran cantidad de subfamilias de estos singulares animales. Esa gran pecera de las rayas tiene tres ventanales y podemos encontrar una esquinita donde tres cuartos de un cilindro nos permiten quedar rodeados de vidrio y ver a los animales nadar hacia nosotros. Uno queda virtualmente sumergido y disfruta cómo los peces un par de centímetros antes de llegar a nosotros, giran brevemente y pasan frente a nuestros ojos. Lógicamente, el estanque más grande y el más concurrido es el de los tiburones. Ahí, unos 20 escualos de diversos tipos y tamaños provocan exclamaciones de asombro mientras se pasean gallardos frente a los visitantes. La cercanía es tal que uno puede distinguir las temibles filas de dientes y observar todos los movimientos de sus cuerpos. En ese estanque, uno puede solicitar sumergirse en una jaula para observar más de cerca estos impresionantes seres que han atemorizado a la humanidad durante siglos. El cuarto punto a destacar es la zona de medusas. Estos translúcidos animales hipnotizan siempre por sus poéticos movimientos, su brillo, además de la ausencia de un esqueleto y zonas sólidas en su cuerpo. Están ubicados en cuatro peceras, dos cilíndricas y dos tradicionales, incluyendo una donde podemos ver las diversas fases de desarrollo. Además del acuario, el parque tiene dos "estadios" de respetable tamaño donde se llevan a cabo los tradicionales shows de delfines, focas y leones marinos, que cumplen con prácticamente las mismas rutinas que todos los de su tipo. Antes de irnos encontramos un pequeño espacio que para nosotros que venimos del otro lado del mundo, resulta fascinante, es la zona de pingüinos donde unos 50 de estos pequeños emplumados, hacen involuntarias gracias tanto a nivel de tierra como en su estanque transparente. El acuario de Durban resulta toda una experiencia y está planeado para pasar todo un día en él, cuenta con restaurantes, tiendas y zonas de descanso. La travesía, lo decimos por experiencia, se puede coronar con una bebida al atardecer en uno de los bares más bellos que hay en el mundo. Su atractivo es que está situado en la punta de un delgado muelle, a unos 50 metros de la playa y literalmente sobre el mar. La mayoría de su estructura es de cristal y tiene una barra al aire libre que lo rodea. Desde ahí, uno puede observar toda la playa de Durban y el arco del Estadio que clausuró su actividad mundialista el pasado miércoles con el duelo en el que España venció 0-1 a Alemania y que para muchos fue una Final adelantada. -Galería con todas las imágenes del acuario de Durban

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×