El corazón económico de Brasil, listo para la fiesta

Son las 5:30 de la tarde y el sol ya se fue a descansar. Son menos de ocho horas lo que dura una jornada laboral en el corazón financiero y económico de Brasil, pero suficientes para que la...
El corazón económico de Brasil
Sao Paulo, Brasil -
  • El estadio Morumbí emerge como testigo añejo del balompié brasileño
  • Sao Paulo es la ciudad más grande de Brasil y la de mayor importancia financiera

Son las 5:30 de la tarde y el sol ya se fue a descansar. Son menos de ocho horas lo que dura una jornada laboral en el corazón financiero y económico de Brasil, pero suficientes para que la economía se encuentre ya entre las mejores del mundo y sea el pretexto perfecto para volver a albergar la máxima fiesta del futbol en el orbe.

Sao Paulo se ha convertido en el centro neurálgico del creciente poder económico brasileño y lo extenso de su territorio así como sus decenas de edificios corporativos lo demuestran día con día para despejar cualquier duda del protagonismo que han alcanzado a nivel mundial.

Los más de 11 millones de habitantes que a diario conviven, trabajan, caminan y hacen funcionar al país con encargado de recibir a las dos más grandes fiestas del deporte, el Mundial de Futbol y los Juegos Olímpicos.

Justo por el oeste, mientras el sol se oculta para dictar que la jornada ha llegado a su fin, emerge un símbolo del futbol brasileño, el estadio Cicero Pompeu de Toledo, que con ese nombre nadie conoce pero que al mirar el barrio  en el que fue construido no deja lugar a dudas, es el mítico estadio de Morumbí, casa del Sao Paulo.

Golpeado por el paso de los años, no con la mejor presentación, pero sí con toda la memoria que cada una de sus gradas y tribunas mantiene, el Morumbí fue rechazado por la FIFA para ser sede del partido inaugural del Mundial y para ser partícipe de la inminente Copa Confederaciones.

La modernización fue el pretexto para relegarlo, pero se alió con el tiempo para demostrar que lo nuevo no siempre es confiable. Aunque aprestan poco más de 12 meses para el inicio de la Copa del Mundo, la Arena do Corinthians que albergará el primer partido del Mundial aún se encuentra a poco más de 80 por ciento de su construcción, siendo motivo de las dudas que han llenado al Comité Organizador.

La ciudad está por demás preparada y sus 20 millones de habitantes para tomar parte de la fiesta, aunque los problemas sociales no están en el olvido, sí han ido aminorando tras la creciente economía que hoy es el principal motor de esta nación.

El futbol se respira en cada rincón y cualquier motivo es bueno para provocar un debate, una "cascarita" o ver un partido en la televisión, pues en el país en el que la samba es un ícono, el futbol tiene su casa.

Así como Sao Paulo ha sido cuna de deportistas de la talla  del gran Ayrton Senna e incubadora para una renacida economía y poder financiero, también pretende ser el lugar en el que el balompié brasileño, el del Scratch du Oro, vuelva a retomar el lugar que le corresponde entre los grandes y que en los últimos años le ha dado la espalda.

Medio Tiempo ya está en tierras brasileñas, en tierras de Copa Confederaciones y que en los próximos tres años pueden convertirse en los más importantes de su historia, pues todos los ojos del mundo estarán postrados sobre ellos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×