Ex Presidente brasileño Lula da Silva, sin miedo a las protestas

El ex Presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva afirmó que no teme a las protestas que se realicen durante el Mundial de Futbol Brasil 2014
El ex Presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva afirmó que no teme a las protestas que se realicen durante el Mundial de Futbol Brasil 2014
 El ex Presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva afirmó que no teme a las protestas que se realicen durante el Mundial de Futbol Brasil 2014  (Foto: Getty)
Sao Paulo, Brasil (Reuters) -
  • El ex Presidente brasileño protagonizó varias protestas antes de llegar al cargo

El ex Presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva afirmó que no teme a las protestas que se realicen durante el Mundial de Futbol Brasil 2014, como ocurrió el año pasado durante la disputa de la Copa de las Confederaciones. "¿Ustedes se imaginan si a esta altura del campeonato, con 68 años (de edad), de los cuales llevo 38 haciendo protestas, voy a tener miedo de protestas?", preguntó Lula en declaraciones recogidas por el diario O Estado de Sao Paulo. Lula, quien recibió la noche del miércoles el título de ciudadano honorario de la ciudad de Santo André, en la región metropolitana de Sao Paulo, recordó que la presidenta, Dilma Rousseff, "con 20 años la criatura estaba presa, fue torturada, recibió choque eléctrico y todo por protestar", durante la dictadura militar. "¿Será que ella ahora va a tener miedo de protestas? Quien quiera protestar que protesta. Lo que tenemos que garantizar es la realización del Mundial y hacer fuerza para que Brasil no haga el ridículo de 1950 (cuando en casa perdió la final por 1-2 ante Uruguay). Ahí si que vamos a tener protestas", subrayó. El ex gobernante criticó a los jóvenes que "muchas veces hacen rebeldía sin saber el por qué". A juicio de Lula, el movimiento de jóvenes que lideró las protestas, recrudecidas en junio de 2013 cuando se disputaba la Copa de las Confederaciones y que comenzaron por la subida de los pasajes de autobús en Sao Paulo y se extendieron por otras reivindicaciones, necesitan "más discusión política". En los últimos días, las protestas volvieron a intensificarse en ciudades como Sao Paulo y Río de Janeiro, las mayores del país, muchas de ellas por los altos costos de las obras del Mundial, algunas con denuncias de corrupción. "Si yo me pongo a decir que no puede haber Mundial porque hay niños en la calle, porque no hay escuelas para todo el mundo, nosotros no vamos a hacer nada, Yo no voy a tener un carro porque todo el mundo tiene un carro o viajar en avión porque todo el mundo va en avión. Uno come más otro come menos", comparó. Para Lula, el Mundial "no se trata de cuánto dinero va a entrar. La Copa es un estado, un momento de encuentro de civilizaciones en el que Brasil tiene que mostrar su cara de la forma que es". "No tenemos que esconder a nadie, nosotros tenemos que tener orgullo de mostrar para el mundo lo que es ese encuentro de civilizaciones, esa mezcla extraordinaria de indio, de negro y de europeo que dio en esa cosa bonita que somos", destacó,

No te pierdas