Marcelo, la alegría de Brasil

El defensa del Real Madrid es el encargado del buen ambiente en la Selección Brasileña y contagia a sus compañeros.
Teresópolis, Brasil -
  • El defensor brasileño es el encargado del buen ambiente en la concentración
  • Marcelo aceptó que a su llegada al Real Madrid era tímido e introvertido

Es el encargado del buen ambiente y de que las risas reinen en la Selección brasileña. Nacido en Río de Janeiro y contagiado de toda la fiesta que rodea a la cosmopolita ciudad brasileña, Marcelo es todo risas y alegría cuando se trata de convivir en la concentración del "Scratch du Oro" que se prepara para iniciar la Copa del Mundo que albergarán este verano. "Mi alegría es siempre, fuera, dentro del campo, con mi familia, con mis amigos, con quien esté siempre respetando. Quien me conoce cómo soy sabe que cuando una cosa es graciosa voy a reír y si una cosa es sería voy a estar serio", explicó el lateral del Real Madrid. Sin importar sí de trata de una conferencia de prensa, una convivencia con el equipo o un entrenamiento, Marcelo aprovecha para demostrar su buen humor e incluso contagiarlo, algo que compañeros como Hernanes agradecen. "La creatividad que tiene en el campo es la misma fuera del campo y siempre juega, contagia su buen humor y es un tipo muy creativo, muy alegre, sabe bailar y hacer cosas divertidas", cuenta el medio del Inter de Milán. "La misma afinidad que tengo con Neymar la tengo con todos. Así como abrazo a Neymar abrazo a Hernanes y abrazo a todos. Mi alegría es producto de poder jugar una Copa del Mundo en mi país y con mi gente y es por eso que llegue muy alegre", explicó el zaguero. Incluso se da tiempo de bromear con un periodista que confundió la fecha de su cumpleaños y que en vez de tomar de mala forma, lo hace con un humor y carcajadas que contagian a cualquiera. "Era tímido cuando llegue al Real Madrid pero ya cambié y no soy más", aclara tras una pregunta de una reportera española y que también da pie a las sonrisas de Marceloa en una conferencia de prensa que paso por todos los estados de ánimo, aunque siempre contagiada por la alegría del zurdo carioca.

No te pierdas