La seguridad sufrió previo al inicio de Brasil 2014

A 24 horas del inicio de Brasil 2014 la seguridad ya comenzó a trabajar a marchas forzadas en la Arena Sao Paulo que será la sede del inicio de la vigésima Copa del Mundo y que este miércoles...
A 24 horas del inicio de Brasil 2014 la seguridad ya comenzó a trabajar a marchas forzadas en la Arena Sao Paulo que será la sede del inicio de la vigésima Copa del Mundo y que  este miércoles recibió a miles de aficionados de todo el mundo.
 A 24 horas del inicio de Brasil 2014 la seguridad ya comenzó a trabajar a marchas forzadas en la Arena Sao Paulo que será la sede del inicio de la vigésima Copa del Mundo y que este miércoles recibió a miles de aficionados de todo el mundo.  (Foto: Juan Manuel Terán, )
Arena Sao Paulo, Brasil -
  • Cientos de aficionados intentaron entrar a la última práctica sin lograrlo
  • Un par de colombianos fueron detenidos por falsificar acreditaciones

A 24 horas del inicio de Brasil 2014 la seguridad ya comenzó a trabajar a marchas forzadas en la Arena Sao Paulo que será la sede del inicio de la vigésima Copa del Mundo y que  este miércoles recibió a miles de aficionados de todo el mundo, más allá de la prensa que se dio cita. Desde el mediodía una gran cantidad de personas se apostaron sobre la entrada norte de la Arena con la intención de ver la llegada del autobús que traslada al combinado brasileño al reconocimiento de cancha previo a su debut. La seguridad tuvo que redoblarse para contener a los cientos de aficionados que ahí esperaron más de dos horas e hizo un esfuerzo mayor para detener a los seguidores que intentaron ingresar al estadio para presenciar el último entrenamiento de la Verdeamarela. Varias puertas del inmueble fueron tapadas por los seguidores complicando el accesos a todo el personal acreditado e incluso las rejas fueron un tanto maltratadas por los aficionados que buscaban un resquicio para ver a su Selección. Otro problema se presentó pasado el mediodía cuando la seguridad privada detecto a dos hombres colombianos que pretendían entrar al estadio con acreditaciones de "proveedor" falsas por lo que llamaron a la policía local. Ante ello, ambos intentaron escapar pero fueron detenidos apenas unos metros adelante y entregados a las autoridades con el riesgo de ser declarados culpables y cumplir una pena que podría ir de los dos a los cinco años de prisión más una multa por cometer el delito. Más allá de los problemas el color ya se ve en todo tipo de gritos y cánticos se dejaron sentir alrededor de un estadio que ya palpita, que ya vive la fiebre mundialista y que en menos de 24 intentará estallar ante los ojos del mundo.

No te pierdas