Brasil 2014, 'víctima' de la propaganda religiosa

Evangelistas cristianos y protestantes han encontrado en los estadios de Brasil 2014 el lugar perfecto para repartir propaganda de su religión
Sao Paulo, Brasil -
  • Evangelistas y protestantes acuden a los estadios mundialistas previo a los partidos
  • Más del 75 por ciento de la población en Brasil profesa la religión católica

A la fiesta en los alrededores de los estadios de Brasil 2014, a los disfraces que decenas de aficionados portan para apoyar a su Selección y hasta a las manifestaciones que se han presentado en las calles de Brasil previo a los duelos de la Copa del Mundo, se les ha agregado otro curioso pero invisible agente. Evangelistas cristianos y protestantes han encontrado en los estadios de Brasil 2014 el lugar perfecto para repartir propaganda de su religión e intentar “convencer” a algunos de sus aficionados de escuchar la “palabra de Dios” e invitarlos a conocer otras opciones. No existen vendedores ambulantes, tampoco las manifestaciones llegan tan cerca de los estadios, pero niños, mujeres, ancianos, sin importar la edad ni el género aprovechan las horas previas a los partidos del Mundial para postrarse en los accesos de mayor afluencia de aficionados y ahí comienzan a repartir folletos, muestran mantas o predican versículos de la Biblia. La Arena Amazonia de Manaus, laArena Fonte Nova de Salvador, la Arena Sao Paulo en la capital paulista y en el Mineirao de Belo Horizonte, han sido algunos de los inmuebles que han recibido estás visitas y que forman parte del “folclore” que se mira en cada uno de ellos. Brasil es conocido por ser un país fervientemente católico con más del 75 por ciento de su población profesando esa religión, sin embargo, ha encontrado en la Copa del Mundo una forma de dar a conocer “alternativas”. EL IDIOMA NO REPRESENTA PROBLEMA El esfuerzo va más allá de repartir un simple folleto o mostrar una manta. Pensando en los miles de visitantes que llegarían de las innumerables latitudes de todo el planeta, los folletos que se imprimieron lo hicieron en inglés, francés, alemán, griego, ruso, árabe, italiano, neerlandés, japonés y chino en una clara muestra de llegar a todas las culturas que visitan tierras brasileñas. Incluso, en Manaus previo al duelo entre Croacia y Camerún, un grupo de cristianos que leían versículos de la Biblia mientras los aficionados caminaban al estadio, eran acompañados por una traductora que convertía al inglés todo lo que su “líder” manifestaba en portugués con el fin de que todos pudieran entender. Otros más aprovechaban las altas temperaturas en el norte de Brasil para repartir “agua de gracia” que no eran más que vasos de agua simple acompañados de folletos con invitaciones a reuniones religiosas o versículos bíblicos que invitaban a los mismos. Es así como la religión ha encontrado una forma de manifestarse fuera del estadio, pues dentro del mismo la FIFA prohibió hace algunos años cualquier forma de expresión religiosa opolítica.

No te pierdas