El Museo del Futbol, una joya brasileña

El Museo del Futbol, enclavado en el estadio Pacaembú, tiene durante el Mundial de Brasil 2014 su momento más importante al recibir diariamente a más de 4 mil personas
Sao Paulo, Brasil -
  • El Museo ha sido visitado por 4 mil personas diariamente durante el Mundial
  • Tiene una sala especial para recordar la tragedia brasileña

Cientos son los estadios que se pueden encontrar a lo largo y ancho de Brasil, pero este es especial.   Más allá de ser uno de los más antiguos del futbol brasileño, el estadio Pedro Machado de Carvalho, cuyo nombre popular es Pacaembú, acoge en sus entrañas una gran muestra de lo que ha sido el balompié en Brasil a lo largo de su vasta, ganadora e imponente historia.   Fundado en septiembre del 2008, el Museo del Futbol tiene durante el Mundial de Brasil 2014 su momento más importante al recibir diariamente a más de 4 mil personas, lo que provoca largas filas para ingresar, mismas que se ven adornadas por playeras de todo el mundo e idiomas que sólo tienen el común el expresar asombro ante el recinto.   Una exposición temporal con los balones originales con los que Brasil ganó los Mundiales de Suecia 58 y Chile 62 es la que recibe a cada uno de los visitantes. La explicación del porqué Brasil pasó de vestir de blanco a azul y su fe en Nuestra Señora Aparecida también es parte.   El recorrido sigue entre imágenes históricas que terminan por mezclarse con la modernidad.   Como si se tratará de hologramas, uno a uno las leyendas de la Verdeamarela aparecen proyectadas por todos lados de la sala. Desde Vavá y Didí hasta Ronaldo y Ronaldinho sin dejar de lado a Pelé, Garrincha y Zico. Son tantas las imágenes que por un momento el visitante se ve rodeado de talento, creatividad, atrevimiento, alegría y todo lo que el futbol brasileño representa a lo largo de su historia.   Llega entonces el momento para reavivar la historia en video y sonidos. Una sala multimedia es la forma perfecta para escuchar las narraciones radiofónicas de los grandes goles brasileños y pantallas están a disposición para ver los goles más espectaculares en la historia del Brasileirao y de la Selección de Brasil.   Entonces una galería con un estilo añejo aparece. Cientos y cientos de fotos son enmarcadas en recuadros antiguos que reflejan los inicios del futbol local. El primer portero en la historia del Scratch, el primer equipo, Charles Miller, quien llevó el futbol a Brasil y el origen del Pentacampeón del Mundo. Todo no más allá de 1930.   El recorrido sigue y ahí de nuevo aparece la modernidad. Ahora las imágenes son proyectadas en pantallas HD y acompañadas por sonidos y fotos que aluden a la época en que cada Copa del Mundo se desarrolló. Una experiencia en todos los sentidos.   Finalmente llega la sala de las curiosidades del futbol brasileño y de los juegos en la que chicos y grandes terminan un recorrido que se convierte en algo digno de guardar en la memoria y en el corazón de los futboleros sin importar el pasaporte.

No te pierdas