Jefes organizaron 'día de pinta' para empleados

"Bicentenario, retrospectiva" era la conferencia que Javier Solórzano daría para poco más de 800 personas en el Centro Banamex, la cita era a las 8 de la mañana y los empleados tendrían que...
"Bicentenario, retrospectiva" era la conferencia que Javier Solórzano daría para poco más de 800 personas en el Centro Banamex, la cita era a las 8 de la mañana y los empleados tendrían que sacrificar el partido del Tri.
 "Bicentenario, retrospectiva" era la conferencia que Javier Solórzano daría para poco más de 800 personas en el Centro Banamex, la cita era a las 8 de la mañana y los empleados tendrían que sacrificar el partido del Tri.  (Foto: Diana Pérez)
Ciuda de México -
  • Hubo chelas y desayuno
  • A los asistentes les regalaron la playera oficial del Tri

“Bicentenario, retrospectiva” era la conferencia que Javier Solórzano daría para poco más de 800 personas en el Centro Banamex, la cita era a las 8 de la mañana y los empleados que habían sido enviados tendrían que sacrificar el partido del Tri para tratar de aprovechar los conceptos que el periodista daba en su discurso. Poco a poco fueron llegando trabajadores de Corona, la empresa organizadora, así como empleados de otras instituciones que fueron invitados, para comenzar con el registro y después acudir al salón. Por el sonido local se escuchó la primera, segunda y tercera llamada, Solórzano salió y de inmediato pidió una disculpa a los asistentes pues cuando aceptó dar la conferencia jamás pasó por su cabeza que se empalmaría con el debut de México en el Mundial de Sudáfrica 2010, un chiflido se escuchó y Solórzano lo entendió como algo normal. Entonces prometió velocidad a sus conceptos y como tip les pidió a los asistentes no preguntar al final de la conferencia para así agilizar la situación y correr para ver el segundo tiempo del duelo en el lugar que desearan. Pronto empezó a hablar del año del bicentenario y la importancia de los líderes, apareció la imagen de Miguel Hidalgo y minutos después la de Carlos Salinas, el ex Presidente de México, quien de inmediato fue abucheado; a la polémica foto le siguió la de Cuauhtémoc Blanco como uno de los líderes del país azteca. La pasión por el futbol se hizo presente, el grito estalló, Solórzano no pudo más y destapó la verdad: “Les diré porqué están aquí en realidad”, dijo para explicar segundos más tarde que sus empresas habían organizado una fiesta sorpresa para ver el partido del Tri. La piel se les enchinó a los asistentes, algunos ya sabían, el rumor se había corrido, pero el discurso que Solórzano dio al inicio sembró dudas; de pronto se abrieron las cortinas y un salón adaptado para un lounge recibió a los más de 800 asistentes. Comida, jugos y cerveza comenzaron a aderezar la fiesta, algunos ataviados en sus playeras de la Selección pusieron el ambiente mientras el mariachi entonaba “El son de la negra” para después arrancarse con “Cielito lindo”. El Himno Nacional comenzó a escucharse en las pantallas mientras la imagen de los seleccionados aparecía, todos en el auditorio se levantaron para entonarlo con respeto, lo que le siguió fue una auténtica fiesta, los organizadores regalaron la playera oficial de la Selección Mexicana y el lugar se pintó de verde. Los jefes de la empresa Corona se habían lucido, organizaron  el mejor día laboral para los empleados. El Mundial estaba en Sudáfrica, pero la fiesta se inició en México, y pese a que primero llegó el gol de los Sudafricanos, jamás se dejó de escuchar el “México, México”.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×