Para ver al Tri, hubo lleno en restaurantes

No importó desmañarse, tampoco si era muy temprano para beber cerveza, mucho menos si había que faltar a la escuela o al trabajo, México jugó, y muchos aficionados dejaron a un lado cualquier tipo...
No importó desmañarse, tampoco si era muy temprano para beber cerveza, mucho menos si había que faltar a la escuela o al trabajo, México jugó, y muchos aficionados dejaron a un lado cualquier tipo de compromiso.
 No importó desmañarse, tampoco si era muy temprano para beber cerveza, mucho menos si había que faltar a la escuela o al trabajo, México jugó, y muchos aficionados dejaron a un lado cualquier tipo de compromiso.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México, México. -
  • Los establecimientos no se dieron abasto
  • Gran ambiente el que se vivió en los bares y restaurantes de la Zona Rosa

No importó desmañarse, tampoco si era muy temprano para beber cerveza, mucho menos si había que faltar a la escuela o al trabajo, México jugó, y muchos aficionados dejaron a un lado cualquier tipo de compromiso, todo, para no perderse detalle del juego inaugural donde el Tri tendría su participación ante los Bafana-Bafana. Desde muy temprano se podían ver caminando en los corredores de la Zona Rosa, lugar donde abundan antros, bares y restaurantes, a personas con la playera del Tri buscando un lugar para ver el juego de la Selección, nadie se lo quería perder. Los restaurantes y bares empezaron a abrir desde las 7 de la mañana, ofreciendo claro, promociones para ganarse la preferencia de los clientes para ver el duelo México-Sudáfrica. Ya casi daban las nueve de la mañana, hora en que iniciaría el encuentro, y los establecimientos ya se encontraban llenos. Muchas de las mesas estaban reservadas, pues en su mayoría se necesitaba de una reservación previa para poder ver el juego en dicho restaurant o bar. Durante los 90 minutos, se vivió un ambiente de fiesta digna de un Mundial, cada jugada acertada del Tri, levantaba suspiros, así como cada error fue criticado por los que desde una silla, a través de una pantalla veían el duelo. La concurrencia fue tanta, que los establecimientos no se dieron abasto para congregar a los aficionados, entonces se optó por ver el partido desde fuera de los restaurantes o bares. Para complementar el ambiente mundialista, no faltaron los vendedores ofreciendo cornetas, playeras del Tri, sombreros y artículos relacionados con la Selección Mexicana, los cuales fueron consumidos por la gente, así, que el sonido de las matracas y trompetas nunca pararon de sonar.  

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×