Miles festejan victoria de Argentina

A fuerza de goles y de un rendimiento pocas veces visto en su ciclo, la Selección de Diego Maradona de a poco le está torciendo el brazo a sus detractores y un clima de optimismo se apoderó de los...
A fuerza de goles y de un rendimiento pocas veces visto en su ciclo, la Selección de Diego Maradona de a poco le está torciendo el brazo a sus detractores y un clima de optimismo se apoderó de los hinchas albicelestes tras la goleada 4-1.
 A fuerza de goles y de un rendimiento pocas veces visto en su ciclo, la Selección de Diego Maradona de a poco le está torciendo el brazo a sus detractores y un clima de optimismo se apoderó de los hinchas albicelestes tras la goleada 4-1.  (Foto: Notimex)
  • La victoria tiene ilusionada a la afición

A fuerza de goles y de un rendimiento pocas veces visto en su ciclo, la Selección de Diego Maradona de a poco le está torciendo el brazo a sus detractores y un clima de optimismo se apoderó de los hinchas albicelestes tras la goleada 4-1 el jueves ante Corea del Sur, que deja a Argentina al borde de la clasificación a los Octavos de Final de la Copa Mundial. Unos mil  fanáticos deliraron con el triplete de Gonzalo Higuaín, las apiladas de Lionel Messi y el empuje de Carlos Tevez a través de una pantalla gigante puesta en la céntrica Plaza San Martín, una costumbre que recién se implementó en este Mundial en distintos puntos de Buenos Aires, ya que en los anteriores lo habitual era seguir los partidos en bares y vidrieras de negocios de venta de electrodomésticos. Como el horario del encuentro coincidió con el inicio de la jornada laboral, varios de los simpatizantes allí concentrados partieron raudamente hacia sus oficinas tras el pitazo final, con los trajes desaliñados por el abrazo con desconocidos luego de cada gol argentino. Otros se dirigieron hacia el Obelisco, clásico punto de encuentro de los porteños para las celebraciones futbolísticas. Allí un busto inflable gigante de Maradona mira desafiante a los fanáticos celebrar al grito de "volveremos a ser campeones como en el 86". "Muchos no le tenían fe a Maradona, pero les está cerrando la boca a todos", afirmó Hugo Molino, cocinero de 36 años, quien saltaba de felicidad junto a su hijo Paulo. La agónica clasificación al Mundial y los problemas extra futbolisticos que marcaron el ciclo de Maradona al frente del seleccionado contribuyeron a un clima escéptico en torno a las chances argentinas en Sudáfrica. El triunfo en el debut 1-0 ante Nigeria en el debut el último sábado y la goleada ante Corea revirtió la tendencia. "La alegría es inmensa. Hay una gran euforia, esperemos seguir ganando", confía David Martínez, mesero de una típica parrilla y que estaba escoltado por su mujer e hija, vestidas de celeste y blanco. "Mucha gente no confiaba en este equipo, pero con cada victoria crece la ilusión", dijo. El los sitios de internet de los principales medios de Argentina también se destacó la actuación de la Selección. "Argentina y una goleada para seguir soñando", publicó Clarín, mientras La Nación fue algo más prudente: "Animo en el cielo, pies en la tierra".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×