Desde el Zócalo, los daneses festejaron el triunfo y siguen soñando

El Camerún contra Dinamarca se vivió en el Zócalo capitalino, daneses festejaron al triunfo por 1-2 no sólo en Coppenague, sino también en la capital mexicana donde diez daneses aplaudieron el...
 El Camerún contra Dinamarca se vivió en el Zócalo capitalino, daneses festejaron al triunfo por 1-2 no sólo en Coppenague, sino también en la capital mexicana donde diez daneses aplaudieron el triufo de su escuadra.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México, México -
  • Aunque fueron pocos daneses, el festejo fue grande entre ellos por el triunfo de los Vikingos
  • Las danesas pintaron las caras en rojo y blanco a algunos mexicanos

Entre Camerún y Dinamarca, no sólo se jugó un duelo de once contra once o un enfrentamiento de dos selecciones en busca de un resultado positivo, pues mientras que en Pretoria se buscaba un marcador que a cualquiera de los dos equipos les diera continuidad en el sueño mundialista, en México, específicamente en los diez daneses que se dieron cita en el Zócalo pusieron en juego sus ilusiones se segur viendo a su selección en la disputa de la Copa del Mundo.

Fueron puntuales, desde temprano los daneses llegaron a la Plancha del Zócalo, minutos antes de iniciar el encuentro las mujeres se empezaron a pintar la cara con los dos colores de su bandera; blanco y rojo. No faltó aquél mexicano que al ver que las danesas se coloreaban el rostro, se les acercaban y les pedían que ellas mismas les pintaran la cara, con el afán de imaginarse acariciados por las rubias. Aunque entre ellos, se enfilaron algunos niños para también ser pintados por las danesas de rojo y de blanco.

De pronto, mientras las danesas continuaban pintándose las caras, en la enorme pantalla donde se transmitía el juego,  los africanos hacían el 1-0. La emoción de sus rostros de inmediato se borró y la angustia les llegó; sabían que ese resultado los dejaba definitivamente fuera del certamen mundialista.

No obstante, la confianza volvió a ellos y sus miradas retornaron nuevamente al juego, gritaban, se emocionaban con cada acercamiento al arco rival, y por fin llegó lo anhelado, el jugador del Arsenal, Nicklas Bendtner, les devolvió la vida al hacer el empate que les devolvía las esperanzas de llegar al último juego contra Japón buscando clasificarse a la siguiente fase.

El medio tiempo fue demasiado corto para los aficionados de Dinamarca, unos optaron por buscar algún antojo para luego regresar a la primera fila y continuar viendo con nerviosismo los últimos 45 minutos.

Sí, Dinamarca lo logró y los vikingos explotaron en euforia al ver el segundo y último gol del encuentro que les daba la victoria a la Selección de Dinamarca. Y mientras los mexicanos que se encontraban viendo el encuentro en el Zócalo se retiraban, los felices daneses festejaron, muy a su estilo, la victoria de su representativo sobre los Leones Indomables de Camerún, quienes fueron domesticados al son de 1-2 para despedirse de Sudáfrica.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×