Hondureños en México sufren derrota de su Selección

Representantes de la Embajada de Honduras y de la colonia de ese país en México se reunieron en un restaurante del rumbo de Polanco para ver el juego de su Selección ante su similar de España.
Representantes de la Embajada de Honduras y de la colonia de ese país en México se reunieron en un restaurante del rumbo de Polanco para ver el juego de su Selección ante su similar de España.
 Representantes de la Embajada de Honduras y de la colonia de ese país en México se reunieron en un restaurante del rumbo de Polanco para ver el juego de su Selección ante su similar de España.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • La ilusión de los catrachos se fundió con la derrota ante España

Representantes de la Embajada de Honduras y de la colonia de ese país en México se reunieron en un restaurante del rumbo de Polanco para ver el juego de su Selección ante su similar de España.

En la fachada del establecimiento se encontraba una bandera color azul y blanco con sus cinco estrellas, mientras que  los autos estacionados en el lugar también llevaban insignias hondureñas.

Eran pocos los catrachos, pero la entrega a su equipo fue enorme, la ilusión de repetir la historia de Suiza sobre España, estaba latente en cada corazón hondureño.

Pero el sueño fue desmoronado. Al minuto 16 Honduras tuvo una jugada de gol que alegró a los espectadores, como en el Mundial de España 82 cuando estas mismas Selecciones igualaron 1-1, pero rápidamente David Villa silenció la alegría catracha, pues ya su representativo se encontraba abajo en el marcador.

Pero no importó el 1-0 en contra, ni que la desventaja fuera frente al Campeón de Europa, el apoyo siguió y la espera de ver el gol no se fundió; la afición no se rajó y siempre, durante los 90 minutos mantuvieron la bandera alzada a favor de su Selección.

Mientras observaban el encuentro, los hondureños degustaban de los alimentos, pero se les amargó en el momento en que uno de los comentaristas expresó que “¿qué hacía Honduras en el Mundial?”, esta declaración caló hondo, más que un gol en contra.

Terminó el primer tiempo y los hondureños esperaban que en los siguientes 45 minutos sucediera un milagro. Por eso cuando vieron en la pantalla a Georgie Welcome como el jugador que entraría de cambio, los centroamericanos se emocionaron, y es que aunque pareciera difícil emparejar o superar a los españoles en el marcador; la esperanza aún seguía.

Nuevamente el silencio llegó cuando el "Guaje" Villa firmó su doblete y le puso fin a los cartones. Los hondureños no lo podían creer, sabían que ya era muy complicado que su Selección sacara el resultado. Ahora, el nerviosismo era porque no querían un goliza en contra.

El gol catracho nunca llegó, pero el penal que falló David Villa se festejó como si Honduras hubiera hecho la anotación de la victoria. Sin embargo, lastimosamente la afición centroamericana ya se había resignado a la segunda derrota de Honduras en su travesía por Sudáfrica 2010.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×