El Ángel se vistió de melancolía

El Ángel se pintó de gris; en el monumento no hubo fiesta, mucho menos alegría, lo único que se encontró fue el silencio que dejó la eliminación de la Selección Mexicana del Mundial de Sudáfrica 2010.
El Ángel se pintó de gris; en el monumento no hubo fiesta, mucho menos alegría, lo único que se encontró fue el silencio que dejó la eliminación de la Selección Mexicana del Mundial de Sudáfrica 2010.
 El Ángel se pintó de gris; en el monumento no hubo fiesta, mucho menos alegría, lo único que se encontró fue el silencio que dejó la eliminación de la Selección Mexicana del Mundial de Sudáfrica 2010.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • La eliminación de México se reflejó en el monumento a la Libertad
  • Sólo 400 personas llegaron al Ángel para apoyar al Tri

El Ángel se pintó de gris; en el Monumento no hubo fiesta, mucho menos alegría, lo único que se encontró fue el silencio que dejó la eliminación de la Selección Mexicana del Mundial de Sudáfrica 2010. La derrota ante Argentina llegó hasta lo profundo de los corazones mexicanos, quienes mantenían la fe de que en esta Copa del Mundo el Tri lograría hacer historia, pasar a Cuartos de Final y así avanzar al tan aclamado quinto partido, sin embargo, se topó con una Albiceleste que no permitió que el sueño mexicano se convirtiera en realidad. La derrota dejó un gran dolor y eso se reflejó en el rostro de los 400 aztecas que llegaron al monumento, quienes a pesar del tropiezo y la melancolía que los embargaba, apoyaron con porras a su Selección, donde el anotador del único gol del combinado nacional fue el más aplaudido; “Chicharito, Chicharito” gritaron con dolor y lágrimas en los ojos. La derrota no sólo dejó nostalgia en el corazón de los nacionales, sino también rechazo hacia los argentinos, el cual detonó cuando un carro con la bandera de dicho país sudamericano pasó por las faldas del Ángel de la Independencia, festejando el triunfo de la Albiceleste; este acto caló en el orgullo de los mexicanos y los insultos no se hicieron esperar. Las autoridades evitaron que la frustración por la eliminación saliera a flote, pues no se cerraron las calles aledañas al Ángel, incluso a los pocos minutos desalojaron al reducido grupo de aficionados que se dieron cita en el símbolo de la libertad nacional, de esta forma el Ángel también le dijo adiós a las celebraciones por los logros de la Selección Mexicana en el Mundial de Sudáfrica 2010.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×